Una investigación revela el impacto medioambiental del ‘spam’

La energía utilizada en todo el mundo anualmente para transmitir, procesar y filtrar el ‘spam’ equivale a la energía utilizada por 2,4 millones de hogares.

Publicado el 16 Abr 2009

Verkehrsschild, Schriftzug, "Spam", Binärzahlen Computer, Internet, Spam, E-Mail, Mail, Mails, Spammail, Spammails, Technik, Kommunikation, kommunizieren, empfangen, Empfang, erhalten, unerwünscht, schicken, versenden, Warnung, Werbung, Werbemails, Verteiler, Versand, E-Mail-Verteiler, Spamming, Datei, Dateien, Daten, downloaden, Nachricht, DOS, Posteingang, Postausgang, Idee, Spamfilter, aussortieren, Filter, filtern, Stop, stoppen, still life, Sachaufnahme

Un estudio de la empresa de seguridad McAfee revela que el spam no es sólo una molestia, sino que es perjudicial para el medio ambiente y contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En el estudio de McAfee “Informe sobre la huella de carbono del spam por correo electrónico” los investigadores del cambio climático de ICF y los expertos en spam calcularon que la cantidad de energía utilizada en todo el mundo anualmente para transmitir, procesar y filtrar el spam alcanza los 33.000 millones de kilovatios hora (KWh) o 33 teravatios hora (TWh). Esto equivale a la electricidad que emplean 2,4 millones de hogares, y a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de 3,1 millones de automóviles con 7.500 millones de litros de gasolina.

“Al mismo tiempo que el mundo se enfrenta al problema del cambio climático, este estudio destaca que el spam tiene un inmenso impacto económico, personal y medioambiental en empresas y usuarios particulares” afirma Jeff Green, Vicepresidente Senior de Desarrollo de Producto de los Laboratorios McAfee Avert Labs. “Bloqueando el spam en su origen, e invirtiendo en tecnología avanzada de filtrado de spam, ahorraremos tiempo y dinero, y pagaremos dividendos al planeta mediante la reducción de emisiones de carbono”.

Un día sin spam

A finales de 2008, McColo, uno de los principales generadores de spam, fue desconectado de Internet y el volumen global de spam disminuyó un 70%. La energía que se ahorró durante la tregua – que se produjo antes de que los spamers recuperaran su capacidad de envío – equivale a retirar de la circulación 2,2 millones de vehículos, demostrando el impacto de 62 billones de spam enviados cada año.

El estudio ha analizado la energía global necesaria para crear, almacenar, visualizar y filtrar el spam en 11 países: Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, México, España, Estados Unidos y Reino Unido. Existe una relación entre la energía que consume el spam con las emisiones de carbono, ya que los combustibles fósiles son, con diferencia, la principal fuente de electricidad en el mundo, hoy en día. Dado que las emisiones no se pueden aislar a un único país, se ha realizado un promedio de los resultados para obtener el impacto global. El estudio revela que la media de las emisiones de gas de efecto invernadero asociadas a un único mensaje de spam son de 0.3 gramos de CO2, cifra equivalente a recorrer un metro de distancia en coche. Pero si lo multiplicamos por el volumen anual del spam, es equiparable a 1,6 millones de vueltas al mundo en coche.
Gran parte del consumo energético asociado al spam (cerca del 80%) se produce cuando los usuarios finales eliminan spam manualmente y buscan correos electrónicos legítimos (falsos positivos). El filtrado del spam representa el 16% del consumo energético relacionado con el spam. La importancia de estar protegidos Según el estudio de MacAfee, los filtros antispam ahorran 135 TWH de electricidad al año, un ahorro equiparable a retirar 13 millones de coches de la circulación. Además, si todos los buzones de entrada estuvieran protegidos con un avanzado filtro antispam, empresas y usuarios finales podrían reducir la energía que el spam consume actualmente en cerca de un 75% o en 25 TWh al año, un ahorro equiparable a retirar 2,3 millones de coches de la circulación. Los países con más conexión y usuarios de Internet, como Estados Unidos e India, suelen tener, proporcionalmente, más emisiones por cada usuario de correo electrónico. Estados Unidos, por ejemplo, tuvo emisiones 38 veces superiores a las emitidas por España. Mientras que Canadá, China, Brasil, India, Estados Unidos y Reino Unido tuvieron un consumo de energía similar por spam y país, Australia, Alemania, Francia, México y España tuvieron un 10% menos. España es el país con el porcentaje más bajo, ya que destaca como uno de los países que recibe una menor cantidad de spam y la cantidad más pequeña de energía usada por spam y usuario de correo electrónico.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

C
Redacción Channel Partner

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5