¿Qué se necesita para crear un banco desde cero?

El crecimiento del sector FinTech es algo ya asentado y asumido a nivel global. En España, quinta en la clasificación, la buena salud del sector se aprecia en el incremento en la inversión del 20%, al pasar de los 245 millones en 2019 a los 300 millones de euros en 2020.

Publicado el 27 Ago 2021

32020_78

El crecimiento del sector FinTech es algo ya asentado y asumido a nivel global. Es cierto que en Estados Unidos y en Reino Unido tiene más recorrido, pero la realidad es que en la Unión Europea es un sector totalmente establecido dentro del ecosistema financiero. Reino Unido lidera el ranking en inversiones para el sector en 2020 con casi 3.500 millones de euros. Alemania es el segundo país con mayor peso en la inversión con más de 2.300 millones de euros. Francia y Suecia son otros dos países que se sitúan al frente del ranking.

En España, quinta en la clasificación, la buena salud del sector se aprecia en el incremento en la inversión del 20%, al pasar de los 245 millones en 2019 a los 300 millones de euros en 2020. No solo eso, genera actualmente unos 12.000 empleos directos y el número de compañías FinTech supera las 450, todo ello según datos de Finnovating.

Dentro del sector encontramos los neobancos, que también están experimentando un importante crecimiento en número y en volumen de negocio. En los últimos 5 años los principales neobancos que operan en la Unión Europea han alcanzado los 20 millones de usuarios. El principal actor en el ecosistema europeo es Revolut con unos 10 millones de clientes, N26 con 5 millones y Monese con 2 millones.

España, aunque algo rezagada, ya ha comenzado también a incorporar los neobancos a su ecosistema financiero. La suma de todos los que operan en España supera ya los 2 millones de clientes, entre los que se encuentran entidades extranjeras como Revolut con en torno a medio millón de clientes en nuestro país o N26 con 350.000. También hay neobancos españoles como Rebellion o Plazo que comienzan a crecer y aparecer en el ecosistema.

¿Por qué están apareciendo tantos neobancos? Principalmente, su modelo de negocio se caracteriza por crear la mejor experiencia de usuario posible, con nuevos productos adaptados a las necesidades de los clientes; facilitar las gestiones diarias gracias a cuentas 100% online y con atención las 24 horas del día; y por contar con unas condiciones más favorables que en la banca tradicional. También hay una razón tecnológica: la proliferación de servicios basados en APIs (interfaz de programación de aplicaciones). La API es un conjunto de definiciones y protocolos que se utiliza para desarrollar e integrar el software de las aplicaciones. Permite que diferentes aplicaciones se comuniquen entre ellas a pesar de que estén desarrolladas de forma diferente. Esto no solo supone un ahorro de tiempo y dinero, sino que acelera la innovación. Por ejemplo, Marqueta, el procesador de pagos, permite mediante APIs construir y lanzar rápidamente programas de tarjetas personalizados.

Frente a este panorama, ID Finance, FinTech española especializada en crear servicios bancarios digitales, propone los pasos a seguir para poder ofrecer servicios bancarios, y lo hace tras su última experiencia: el lanzamiento de Plazo.

Entonces, ¿cómo se crea un neobanco? Esto es lo que se necesita para montar una estructura básica que permita ofrecer tarjetas de débito a clientes:

  • Tener licencia bancaria o operar con un proveedor con licencia: existen dos tipos de licencias: la licencia bancaria o la licencia de Entidad de Dinero Electrónico (EMI, de sus siglas en inglés Electronic Money Institution). También es posible ofrecer servicios bancarios a través de un proveedor con licencia bancaria. Neobancos como N26 o Monzo hoy tienen licencia bancaria pero en sus orígenes optaron poder ofrecer sus servicios a través de un proveedor con licencia. En cambio, Revolut o Curve, que también empezaron a operar a través de un proveedor con licencia, en este caso Wirecard, optaron por seguir con licencia EMI. Las diferencias entre estas licencias tienen que ver con los procesos de solicitud y las normativas que las rigen sin embargo ambas son seguras para los clientes.
  • Contar con procesadores de pago: Los primeros, los procesadores, son actores principales, ya que conectan al cliente, banco emisor, banco receptor y al comercio transmitiendo la información de la transacción. El proceso finaliza cuando el dinero llega a la cuenta bancaria destino y siempre con una autorización previa. Entre estos los procesadores de pago más reconocidos están Redys o Marqueta.
  • Acceso a redes de pago: Los procesadores de pago deben ir integrados con las redes de pago. Estos son un servicio utilizado en los puntos de venta para cobrar y pueden ser offline u online. Las más usadas varían de un país a otro pero las tarjetas de débito o crédito son las más utilizadas. Mastercard o Visa son los que copan el mercado europeo y gracias a ellos se facilitan los pagos electrónicos (tarjetas de débito y crédito, pago móvil, prepago, etc). Por ejemplo, Visa copa el 60% del mercado de las tarjetas de crédito o débito, seguido de Mastercard con un 39% según datos de Statista.
  • Core bancario: Los sistemas centrales bancarios son los núcleos donde se realiza una enorme cantidad de operaciones de las entidades financieras. Tradicionalmente, estos núcleos han estado basados en la fiabilidad, sin embargo, en los últimos tiempos, pequeños y medianos negocios bancarios han recurrido a servicios externos.Las necesidades actuales hacen que cada vez más se recurra a proveedores externos que ofrecen servicios en la nube, favorecen el open banking y la conexión con otros servicios bancarios. Aquí, los neobancos, mucho más ágiles que las entidades tradicionales para adoptar nuevas tecnologías, también consiguen mucha ventaja. La funcionalidad, la integración de sistemas, la interoperabilidad, son atributos mucho más necesarios ahora que simplemente, ser fiables, y esta es una de las partes fundamentales a cumplir a la hora de crear un banco.
  • Middleware y Front-End (UX & Integration): El entramado que hace operativa y usable una aplicación bancaria para el cliente se trabaja en este punto. Sin esta parte sería inviable el funcionamiento del neobanco. El Front End es la parte que se muestra al cliente y donde este interactúa. Es clave para que su experiencia sea buena y evoluciona de forma constante. El middleware permite conectar con el core bancario y otros sistemas externos, como puede ser Bizum, que permite el pago a través de transferencia usando un número de móvil y sin necesidad de poner el IBAN de la cuenta.
  • KYC / AML: KYC proviene de las siglas en inglés Know Your Customer, hace referencia al proceso que deben seguir las entidades financieras para comprobar que quienes están operando al otro lado de las pantallas son realmente sus clientes. Es una forma de proteger las finanzas de los clientes.AML también proviene de las siglas en inglés (Anti-Money Laundering) tiene que ver con el trabajo que deben realizar las entidades financieras para evitar el blanqueo de capitales y, por eso, está estrechamente relacionado con el KYC. Son procesos antifraude que toda entidad financiera debe cumplir si quiere operar como tal.
  • Fabricantes de tarjetas y la logística: A pesar de ser un neobanco con la gestión 100% online, los clientes reciben una tarjeta física para poder hacer sus compras. Por eso, el último de los requisitos es contar con un fabricante de tarjetas de crédito o de débito y con su respectiva compañía logística que sea capaz de entregar la tarjeta a los clientes del banco. Según datos de Mastercard, para un 66% de la población española el pago con contactless es su forma de pago favorita, pero aquí se incluyen las tarjetas físicas. El futuro pasa por soportes virtuales integrados en nuestros relojes o teléfonos móviles, pero lo cierto es que, a día de hoy, las tarjetas físicas siguen siendo un método de pago muy usado.

A pesar de que el listado contiene 6 puntos, lanzar un neobanco es considerablemente más complicado, requiere un gran desarrollo a nivel técnico y no garantiza que tengas éxito en el mercado. Como indica Alessandro Ceschel de Plazo, “para lanzar con éxito un neobanco hay que enfocarse en tres áreas: cuidar al cliente, cumplir con todas las normativas vigentes y tener un modelo de negocio sostenible. Sin estos tres elementos es muy difícil perdurar en este sector.”

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados