¿Qué diferencias entre un seguro de vida y un seguro de amortización?

El seguro de vida ofrece un gran número de coberturas, especialmente en caso de fallecimiento, pero el de amortización puede cubrir ciertas necesidades si el tomador del seguro muere.

Publicado el 06 Jul 2021

83953_26

Seguro de vida y de amortización son dos productos del ámbito protector que en ocasiones se confunden, pues tienen características en común. Sin embargo, en realidad son muy diferentes incluso partiendo de la base que son pólizas no obligatorias.

El seguro de vida ofrece un gran número de coberturas, especialmente en caso de fallecimiento, pero el de amortización puede cubrir ciertas necesidades si el tomador del seguro muere. Te explicamos cuáles son las diferencias entre ambos productos incidiendo en sus aspectos positivos y negativos.

Seguros de vida frente a amortización, cuál es el bien cubierto

Cuando se contrata un seguro de vida todo el mundo tiene claro que lo que se está protegiendo es a los familiares de la persona que fallece y que era tomadora del seguro. De este modo, la compañía aseguradora va a entregar una cierta cantidad de dinero, que es el capital asegurado pactado de manera previa, comorespuesta a un fallecimiento relacionado con alguna causa establecida en el contrato.

Se ofrece una cuantía económica que incluye también procesos de invalidez o discapacidad del asegurado. Es decir, el bien cubierto no es un objeto ni un contrato, sino la persona asegurada. Esa es la principal diferencia con el de amortización, que Estos últimos no remiten ninguna cuantía en caso de fallecimiento del tomador del seguro, no hay beneficiarios directos.

Lo que sucede en estos casos es que el seguro se hace cargo de los pagos pendiente en la hipoteca de la persona fallecida. Los herederos se liberan así de la carga hipotecaria, pero no de otros gastos que tuviera pendiente la persona fallecida. En caso de que la persona que contrate el seguro sufra un accidente que le provoque invalidez o incapacidad, este seguro de amortización también asume los pagos que restan. Todas estascausas están fijadas en el contrato del seguro.

¿Qué seguro es el más apropiado?

A pesar de que no son obligatorios ni el seguro de vida ni el de amortización, tener un respaldo económico, del tipo que sea, en caso de accidente grave o fallecimiento, es conveniente porque ayuda a afrontar con más tranquilidad pagos obligados.

No existe un mejor seguro, la respuesta va a depender de lo que el propio asegurado y su familia determinen más necesario según sus circunstancias vitales. Los seguros de vida suelen ser más habituales, hasta el punto de que las entidades bancarias sí recomiendan de manera inmediata a la adquisición de una hipoteca contratar el seguro de amortización.

Con esta fórmula sería el banco el que se haría cargo de todos los pagos eximiendo de responsabilidades a los familiares del afectado. Y de manera paralela a este proceso, también recomiendan firmar un seguro de vida para añadir más cobertura de protección.

Contratar seguros de vida y de amortización de manera conjunta, ¿o hacerlo por separado?

La mayoría de compañías aseguradoras ofrecen planes de descuento y condiciones ventajosas por unificar pólizas. Pero, ¿es siempre conveniente apostar por esta vía?

En el caso de los seguros de vida y de amortización es importante dejar claro que se puede suscribir el contrato de una hipoteca sin necesidad de firmar ninguno de estos seguros, aunque son más que evidentes las ventajas que ofrecen. Además, también es posible alcanzar un acuerdo con una compañía aseguradora independiente a la que mantiene convenio con la entidad bancaria.

El asegurado ha de tener presente en todo momento que el capital del seguro, que es lo que se acuerda que pagará la compañía aseguradora en caso de siniestro o fallecimiento, no varía durante toda la vida de la póliza para el seguro de vida. A no ser, claro, que exista una renegociación de las condiciones. En los seguros de amortización, este capital sí va bajado año a año, y tiene sentido, pues la cantidad restante a pagar por la hipoteca es menor.

Este condicionante puede llevar a mucha gente a decantarse por los seguros de vida, pero la realidad es que ambos son compatibles. Se pueden contratar acudiendo a la asesoría de la entidad financiera con la que se firma el préstamo hipotecario, y en cualquier momento, o de manera independiente, ya que ambas pólizas no son obligatorias

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4