No te compres uno nuevo, repáralo

Las pantallas son, de largo, el dispositivo que más averías provoca en las empresas, muy por delante de las baterías, los conectores, las cámaras y los auriculares

Publicado el 19 Oct 2018

Reparación de un dispositivo electrónico.

Los dispositivos móviles, tanto smartphones como tablets, se han convertido en un imprescindible en las empresas junto a los ordenadores. Con el inicio del nuevo curso, muchas empresas ven el momento de remplazar aquellos que no funcionan o fallan. Sin embargo, la mayoría de estos dispositivos tienen pequeñas averías que pueden ser reparadas. Optar por arreglarlos supone un ahorro del 85% para las empresas, según Tabili, la startup de reparación de móviles y tablets en el domicilio.

“Reparar un móvil o tablet de empresa supone un ahorro económico, pero también de tiempo. Reemplazar el dispositivo por otro nuevo o enviarlo a reparar al servicio técnico de la marca obliga al empleado a estar varios días sin él. Nosotros proponemos una reparación en la propia empresa y en menos de 20 minutos. Por ejemplo, cambiar una pantalla nos lleva unos 15 minutos y reemplazar la batería por una nueva unos 10 minutos. Además, la compañía puede reunir todos los dispositivos que no funcionen correctamente y ser reparados en un mismo servicio”, explica José Luis Lasa, CEO y cofundador de Tabili.

El top5 de reparaciones más comunes en las empresas es el siguiente. Las pantallas (84%) encabezan el listado, puesto que los golpes y caídas son sus mayores enemigos y son muy frecuentes en el entorno laboral. La segunda posición es para las baterías (8%), el uso continuo en el día a día de una empresa hace que se deterioren y el tiempo de duración se minimice; reemplazarlas es la solución más barata y sencilla. El bronce es para los conectores (3%), puesto que estar siempre enchufándolo a la corriente eléctrica, el coche o el ordenador hace que pierda conexión y deje de funcionar. En el cuarto lugar se sitúan las cámaras (2%): golpes, caídas y roces en el bolsillo terminan arañando o rompiendo la lente. El último lugar es para los componentes de audio (2%), como auriculares, altavoces, micrófonos y jacks.

“En general, los dispositivos suelen tener pequeñas averías de fácil reparación. A veces las empresas tienen contratos con marcas o distribuidores que prefieren no pararse a arreglar y aconsejan renovar por uno nuevo. Asimismo, estos acuerdos ofrecen un móvil de sustitución, pero esto da más problemas que ventajas ya que obliga a hacer un traslado de toda la información a un dispositivo de menor gama, lo cual afecta directamente a la productividad del empleado. Nuestras reparaciones son rápidas y no afectan a la productividad, tienen una garantía de un año y nos hacemos responsables si la pieza reemplazada falla, puesto que todas las piezas que utilizamos son de la máxima calidad, categorizadas como AAA+”, asegura Lasa.

Además, desde el año pasado, un Real Decreto sobre el tratamiento de residuos eléctricos y electrónicos aprobado por el Gobierno da prioridad a la reutilización de los dispositivos. Apostar por la reparación de la tecnología es luchar contra el impacto ecológico de sus residuos en el medio ambiente. Según Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada trabajador genera una media de 17 kilogramos de desechos electrónicos al año.

Hasta hace unos 5-10 años no era tan normal comprar móviles de segunda mano o preferir reparar antes de comprar, ya que muchas veces las operadoras te daban otro móvil cada poco tiempo. Pero hoy día los usuarios y empresas suelen directamente apostar por comprar dispositivos de mayor calidad con mayor duración, y su reparación compensa mucho más. El 95% de la contaminación de los smartphones se produce durante su proceso de fabricación, según un estudio de la Universidad Mc Master de Canadá. Si su vida media es de 2 años, alargar la vida útil del teléfono un par de años más ayuda al planeta.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5