Messenger, un medio de comunicación barato

Instala y configura Messenger y ahorra dinero en tus comunicaciones con tus clientes.

Publicado el 23 Oct 2009

Desde la primera versión de Windows XP, Windows Messenger se integra de forma nativa en el sistema operativo y ya desde esa versión, cuenta con las características necesarias para que la experiencia de compartir archivos, aplicaciones o simplemente mantener una conversación en tiempo real sea sencilla. En versiones posteriores, se han ido integrando nuevas funcionalidades, aunque en este caso práctico hemos optado por la versión más sencilla ya que en las más actuales estos pasos también se pueden llevar a cabo.

Paso 1
En el primer paso configuraremos la aplicación de mensajería en Windows XP. Para ello, abriremos Windows Messenger desde el menú Inicio/Todos los programas o desde el icono de acceso directo si disponemos de él. Este sistema de mensajería instantánea requiere tener una dirección de correo electrónico registrada con NET Passport de Microsoft. Si ya la tenemos contestaremos Sí y seguiremos el asistente para poder empezar a utilizar la aplicación. En caso contrario, pulsaremos No y el asistente nos guiará para crearnos una cuenta de Hotmail. Una vez terminado el asistente, pulsaremos en Finalizar. Para añadir nuevos contactos, necesitamos saber las direcciones de correo electrónico de aquellas personas que queramos incluir en nuestra lista. Para ello nos dirigiremos a Herramientas /Agregar un contacto de la interfaz principal de la aplicación. La ventana que nos aparece nos da la posibilidad de añadir un contacto por su dirección de correo electrónico; marcamos esa casilla. Pulsamos en Siguiente y escribimos la dirección de correo de la persona que queramos añadir y hacemos clic en Finalizar. Repetiremos este paso con todos los contactos que queramos añadir a nuestra lista.

Paso 2
Una vez tengamos todos los contactos en nuestra lista, la interfaz de Messenger nos mostrará los contactos como En línea y Sin conexión. Para iniciar una conversación en tiempo real con cualquier contacto que se encuentre En línea, haremos doble clic sobre su nombre y escribiremos el mensaje que queramos transmitir. Sin embaro, este programa nos ofrece otros métodos de conversación. Para iniciar una conversación de voz, por ejemplo, pulsaremos en el botón Audio de la barra de tareas. Nuestro contacto recibirá una invitación a una conversación de voz que podrá admitir o no. Para realizar esto es necesario que las dos personas cuenten con un micrófono y con un sistema de altavoces. Del mismo modo, pero pulsando el botón Cámara web iniciaremos una conversación a través de vídeo conferencia. Hay que tener en cuenta que el precio por realizar este tipo de conversaciones es el mismo que la de un chat, es decir, la conexión a la Red.

Paso 3
Otra forma de comunicación interesante es la Pizarra, sobre todo en grupos de trabajo, ya que resulta muy sencillo compartir notas o incluso imágenes o gráficos. Para iniciar la Pizarra, deberemos pulsar en la flecha que encontraremos en la barra de tareas. Del menú desplegable que nos aparece seleccionaremos la opción Iniciar Pizarra. Una vez realizado esto, nuestro contacto recibirá una invitación que podrá aceptar o no. En caso de aceptar, habrá que esperar un par de minutos para que se realice la conexión correctamente y a partir de entonces se abrirá la ventana correspondiente de la Pizarra en los dos ordenadores.
Cualquier cosa que escribamos o dibujemos en la Pizarra lo podrá ver nuestro contacto y viceversa. Una vez terminada la sesión deberemos cerrar tanto la Pizarra como la ventana de Compartir Sesión.

Paso 4
Una de las herramientas más interesantes de Messenger es, sin duda, la opción de compartir aplicaciones, muy útil en los entornos laborales. Para ello, nos dirigimos a la misma flecha de la barra de tareas del paso anterior, pero en este caso pulsaremos en Iniciar Compartir aplicaciones. Esta función del servicio de mensajería instantánea sólo es efectiva si los dos usuarios que están dispuestos a compartir una aplicación cuentan con una conexión de banda ancha.
Una vez que el sistema haya conectado los dos equipos, aparecerá una lista con las aplicaciones que podemos compartir con nuestro contacto. Elegiremos una de ellas y pulsaremos en Compartir. A partir de entonces comenzará realmente nuestra sesión para compartir aplicaciones en tiempo real. Otro beneficio de la mensajería instantánea.


Paso 5

Para poder compartir cualquier aplicación deberemos tener dicha aplicación abierta en nuestro equipo. En nuestro caso vamos a compartir un documento de Microsoft Word, pero podremos compartir cualquier otra aplicación. Esta opción es muy útil en un grupo de trabajo ya que el mismo documento lo pueden rellenar y modificar varios usuarios. Podremos dar permiso a otros usuarios para compartir el documento o la aplicación con ellos o por el contrario no aceptar que nadie pueda leer nuestro documento activo. Del mismo modo podemos quitarle el permiso a cualquier usuario pulsando Esc.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5