Internet, un bar global abierto las 24 horas

Cada vez más personas recurren a Internet para establecer contactos con diversos fines. El 45%, ha conocido gente nueva por la Red.

Publicado el 07 Sep 2009

89112_02

Mayra Martínez Avidad   El sociólogo Manuel Catells aseguraba en una conferencia en Madrid hace unos meses, que la Red hace a la gente más libre y al mismo tiempo más individualista. Más libre, porque las personas tienen más oportunidades a su alcance de establecer contactos, y más individualista, porque es precisamente esa amplitud de maniobra a la hora de entretejer sus redes sociales, la que hace que esas personas definan sus relaciones de un modo más pragmático y en una relación de menor dependencia. Un ejemplo concreto de esta aseveración está en la afirmación de Lluís Carreras, socio fundador de mobifriends.com: “Ésta es la libertad real de Internet, elegir con quién quieres hablar y cuándo, sin tener que aguantar conversaciones de personas que no nos resultan de interés, tal y como puede ocurrir si conocemos a alguien en un bar o en una discoteca”. Mobifriends, una red gratuita de contactos a través del móvil, ha revelado los datos de un estudio de TNS en el que el 43% de los internautas españoles afirma haber conocido gente nueva por Internet. De hecho, España alcanza ya el cuarto puesto en el uso de la red para entablar nuevas relaciones, por delante de países como Alemania, Francia o Reino Unido, según dicho estudio.

Con la llegada de las redes sociales, Internet se ha convertido en un filón para establecer nuevos contactos y relaciones virtuales (que luego pueden convierten en físicas o no) con fines variados: desde aumentar las perspectivas profesionales, hasta la búsqueda de amistad o relaciones más íntimas. Por ejemplo, en Estados Unidos, Internet es ya el segundo método más utilizado para encontrar pareja. Las mujeres, que en un principio eran más reacias a la hora de entablar relaciones online, también se están apuntado a esta tendencia. Según datos de mobifriends.com, el número de usuarios de ambos sexos que utilizan la plataforma se está equiparando, llegando al 45% de mujeres y 55% de hombres. Pero si ya Internet rompe con las fronteras espaciales para contactar con personas nuevas, sea cual sea el lugar en el que se encuentren, los límites de tiempo también se difuminan con la disponibilidad de capacidades de navegación en los dispositivos móviles. Así juntos, los móviles y los sitios de contactos, permiten salir a conocer gente cuando y cómo se quiera, y hasta elegir a quien queremos contactar basándonos en aficiones y gustos comunes e incluso atendiendo a nuestras preferencias físicas. De este modo, “Internet sería algo así como un enorme bar ubicado en muchos países a la vez, abierto las 24 horas y en el que podemos saber un poco cómo son las personas que están allí, con sólo mirarlas“, señala Lluís Carreras.

</strong>Las ventajas intrínsecas del medio le convierten en un modo mucho más cómodo y libre de conocer gente. Ya no es necesario esperar al fin de semana para ir a ligar, ni salir de casa para hacer un contacto de tipo laboral, ni viajar para conocer gente de otros países. El reverso de esa autonomía es, como siempre, saber en qué punto se rebasa el límite en el que se afecta la libertad de otros. Por que, como decía Castells, una mayor libertad individual no siempre conlleva beneficios. “El hecho que Internet haga a la gente más libre, no en sí mismo algo necesariamente positivo, también hay gente mala en el mundo”, reconocía el académico. Ello queda reflejado en los casos cada vez más frecuentes de acoso a menores, las ficticias ‘historias de amor’ detrás de las cuales se esconden otros intereses, el despliegue de redes de pederastia en la Red o los crecientes fraudes en torno a prácticas como el <em>phising</em> dirigidas al robo de datos bancarios. Quizá por eso, las personas que se lanzan a explorar las posibilidades de Internet para ampliar sus contactos, son cada vez más cautas. De hecho, las redes sociales, que empezaron a ofrecer a sus usuarios perfiles sin apenas restricciones de acceso, han añadido <strong>nuevas funcionalidades de privacidad</strong> que permiten a los usuarios ocultar o revelar depende que información, en qué circunstancias y según de quién se trate.

No queda claro, si un síntoma de la libertad que rodea Internet o una causa del recelo que suscita, es el dato que confirma que <strong>el 73% de usuarios de mobifriends.com no detalla concretamente cuál es su objetivo de inscribirse en el portal</strong> y selecciona como tipo de relación en el que está interesado el “ya veremos”. Es decir, que la mayoría prefiere no definir de forma concisa el motivo de su búsqueda de nuevos contactos, que tal vez acaben en amistad, en un ligue o en nada.

 

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

C
Redacción Channel Partner

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5