Instalación de un SAI

La instalación de un sistema de alimentación ininterrumpida, SAI, es cada vez más necesaria, ya que la instalación eléctrica es cada vez de menor calidad. Otro aspecto a tener en cuenta es que la perdida de datos por irregularidades eléctricas es superior al provocado por los ataques de hackers o virus.

Publicado el 16 Nov 2009

Nada más sacar el SAI de la caja, sea del formato que sea, tendremos que encontrarle un lugar adecuado para funcionar. Así, lo más indicado será el suelo, pues apenas tendremos que tocar el SAI y sus conexiones, aunque si tenemos sitio sobre la mesa, nunca está de más tener las luces de control y gestión a la vista, para poder detectar inmediatamente cualquier problema.
En todo caso, lo más importante es ubicarlo en un lugar con cierta ventilación. Y es que, aunque las baterías no ofrecen riesgo alguno al estar completamente selladas, dependiendo del modelo nos podemos encontrar con casos en los que la disipación de calor sea elevada. Por ello, no pongamos nada sobre o alrededor del SAI, o tapemos las ranuras de ventilación, impidiendo su normal refrigeración.

Paso 1
El siguiente paso será conectar los equipos y corriente eléctrica. Para evitar problemas os recomendamos conectar primero todos los equipos, dejando la conexión eléctrica para el final. Si nuestro SAI cuenta con conexiones IEC320, lo más probable es que incluya los cables necesarios para hacer llegar la corriente hasta la máquina/monitor. Si no fuera así, o precisásemos conectar una regleta, tendremos que acudir a una tienda de material eléctrico para encontrar lo que necesitamos.
Por último conectaremos el cable de datos que va hasta el PC vía USB/RS-232 (si nuestro SAI permite dicha función). Y si nuestro SAI ofrece protección para línea telefónica, no tendremos más que intercalar la conexión del módem a través del SAI.

Paso 2
Cuando tengamos todos nuestros cables conectados, procederemos a encender el SAI. Según el modelo, es posible que se enciendan múltiples luces o alarmas sonoras. Probablemente se trate de los avisos de que la batería esta baja (lógico, pues vendrá con poca o nula carga de fábrica), aunque también puede avisarnos de sobrecarga, pues habremos conectado al SAI equipos que consumen más de lo permitido.
En todo caso, probablemente en unos segundos todo se normalice, y podamos empezar a trabajar normalmente con nuestro PC. Eso sí, las baterías tardarán entre 4 y 9 horas en cargarse totalmente (depende del modelo), por lo que no podremos exigir las máximas prestaciones hasta no haber realizado uno o varios ciclos completos de carga/descarga.

Paso 3
En nuestro caso hemos tomado como ejemplo en Protection Center de MGE, que cuenta con conexión USB y un software específico denominado Personal Solution-Pac. Lo primero que tendremos que hacer será conectar el SAI a nuestro PC gracias al puerto USB, utilizando para ello un cable específico que nos entrega el fabricante.
Hecho esto, nuestra máquina detectará automáticamente el nuevo componente. Aún así, tendremos que insertar el CD-ROM de instalación y optar por instalar el programa del SAI en modo monopuesto. Avisamos esto porque el CD de MGE también incluye la versión multipuesto, que permite gestionar múltiples SAIs de manera centralizada desde un único punto.
Una vez instalada la aplicación, aparecerá un nuevo icono con forma de enchufe en la barra de tareas, junto al reloj. Haciendo doble clic sobre él se cargará la ventana de Opciones de energía, que también podemos encontrar en el Panel de Control de Windows. En nuestro caso, tras la instalación del MGE, aparecerá una nueva pestaña en esta ventana, llamada MGE UPS properties. Con sólo pinchar sobre ella obtendremos de un vistazo el estado general del SAI, la carga de la batería, la carga de trabajo y el estado.

Paso 4
Sin salir de la ventana en la que nos encontramos, el primer ajuste que podremos realizar es el momento en que nuestro equipo se apagará en caso de corte eléctrico. Para ello, no tendremos más que deslizar la barra que se encuentra bajo el indicador de batería, siendo el 30% la cifra que por defecto se nos marcará. Ello quiere decir que, funcionando con baterías, el equipo comenzará automáticamente el proceso de apagado cuando a la batería le reste un 30% de capacidad.
Pinchando sobre Settings podremos acceder a más funciones. Podremos decidir el apagado por tiempo, decidir el tipo de apagado (suspensión, hibernación o apagado), ejecutar un script determinado al apagar la máquina, e incluso indicar el apagado del SAI para que este vuelva a funcionar cuando vuelta la corriente. Por último, y para usuarios muy avanzados, bajo UPS Settings, podremos ajustar parámetros de servicio, marcar los umbrales de activación de la batería, diagnosticar el SAI, etc.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5