El reto de la incorporación de la inteligencia artificial en la práctica clínica

Existe una demanda clara por parte de los clínicos a disponer de mejores sistemas informáticos que permitan un mayor acceso a los datos de la historia clínica informatizada y la aplicación de algoritmos de inteligencia artificial.

Publicado el 28 Sep 2022

El reto de la incorporación de la inteligencia artificial en la práctica clínica

La pandemia de la COVID-19 ha puesto de relieve el valor de la información actualizada y compartida entre los diferentes organismos e instituciones que han gestionado la emergencia sanitaria. Un 87% de los encuestados en un estudio reciente de IQVIA concluía que estaría de acuerdo en autorizar el uso de sus datos para mejorar el sistema sanitario. Es decir, que la gran mayoría de la población está dispuesta a compartir su información de salud.1 Ante estos resultados tan positivos y teniendo en cuenta el limitado uso actual de la información contenida en la historia clínica informatizada (HCI), hemos querido profundizar en el tema incorporando la visión de otros actores del sector.

Este nuevo estudio tiene como objetivo entender la visión de los proveedores de salud respecto al acceso a la información contenida en la historia clínica informatizada (HCI) y a su explotación, apalancando metodologías de inteligencia artificial, para mejorar los resultados en salud de los pacientes. Se han realizado 2.804 entrevistas online no incentivadas a médicos de diferentes especialidades y geografías dentro de España, 55 entrevistas no incentivadas a gerentes hospitalarios y 19 entrevistas también no incentivadas a responsables de los sistemas de información (SI) de diferentes tamaños de hospital y diferentes comunidades autónomas en España. Las entrevistas se han llevado a cabo entre los meses de marzo y mayo de 2022.

A nivel nacional el 40% de los médicos entrevistados estaría dispuesto a usar este tipo de tecnología nada más estar instalada, mientras que sólo un 2% no la utilizaría

La visión de los médicos sobre el uso de la información clínica

El primer reto del uso de la información y de la incorporación de herramientas de soporte a la toma de decisiones médicas basadas en técnicas de inteligencia artificial es, precisamente, la disponibilidad y accesibilidad a la información de la historia clínica informatizada (HCI). Cuando preguntamos a los médicos sobre cómo de accesible es la información de los pacientes en su práctica clínica habitual, solamente un 27% asegura que es totalmente accesible y está integrada en una única plataforma.

Un 62% de los gerentes y un 47% de los responsables de SI consideran que disponer de mejor sistemas información y aplicación de algoritmos es algo que demandan sus clínicos

La gran mayoría de médicos (49%) comentan que la información está disponible pero no integrada, mientras que un 15% indica que solamente está accesible la información de su centro y un 9% que la información no es nada accesible. A nivel especialidad no observamos ninguna diferencia significativa en las respuestas de los cuatro grupos que hemos considerado para el análisis (Atención Primaria, Pediatría, Psiquiatría y resto de especialidades). A nivel comunidades autónomas sí se observan diferencias relevantes. Galicia, País Vasco y Aragón son las regiones en las que un mayor porcentaje de médicos han comentado que la información es totalmente accesible y está integrada en un 66%, 55% y 42% respectivamente. Por el contrario, Castilla y León, Islas Canarias, Región de Murcia y Principado de Asturias son las comunidades con un peor acceso e integración de los datos de los pacientes.

Conclusiones del estudio

De acuerdo con las respuestas de los entrevistados, se evidencia la necesidad de mejorar los sistemas de información utilizados centros de salud y hospitales, para integrar en una única plataforma todos los datos de los pacientes y hacerlos fácilmente accesibles por los profesionales sanitarios. En base a las respuestas de los clínicos, parecen existir diferencias territoriales en torno al nivel de desarrollo de estas plataformas, estando algunos territorios del estado muy por delante de otros. También parecen existir diferencias entre hospitales.

Asegurar la privacidad del paciente y del médico, asignar los recursos necesarios y dotar a los sistemas de capacidad de manejo de grandes volúmenes de información.

Es esperable que, en este sentido, la llegada de fondos europeos para mejorar los sistemas informáticos de los servicios sanitarios ayude a disminuir la brecha tecnológica existente y facilite la armonización entre territorios. Este estudio concluye que conectar la información del paciente dispersa en diferentes sistemas informáticos es la necesidad más acuciante para impulsar un amplio uso de los datos.

Sin embargo, la mayoría de los entrevistados confieren importancia a todos los atributos sobre los que se les preguntó, incluyendo asegurar la privacidad del paciente y del médico, asignar los recursos necesarios y dotar a los sistemas de capacidad de manejo de grandes volúmenes de información. Cabe destacar que actualmente ya se dispone de tecnología que permitiría tanto conectar la información como garantizar la anonimidad. Los médicos entrevistados consideran que los sistemas de soporte a la toma de decisiones basados en inteligencia artificial, les serían sobre todo útiles en el momento de seleccionar el tratamiento más adecuado para el paciente, así como en el diagnóstico.

Los algoritmos de diagnóstico basados en inteligencia artificial básicamente utilizan el conocimiento y la práctica clínica de muchos médicos y lo acontecido en muchos pacientes para ayudar a tomar decisiones en el intenso día a día de los profesionales. Hay que considerar que, si bien las guías de práctica clínica se basan en la evidencia generada a partir de datos de ensayos clínicos y en menor medida de los estudios observacionales publicados, la posibilidad de utilizar el conocimiento de muchos médicos en las decisiones individuales despierta gran interés como ayuda suplementaria.

Por último, llama poderosamente la atención la disposición favorable que muestran los médicos entrevistados a la incorporación de estas nuevas tecnologías basadas en inteligencia artificial en su práctica asistencial, muy por encima de los niveles de aceptación de la innovación señalados en estudios previos. Se entiende que el elevado porcentaje de “early adopters” – entendido como aquellos médicos que usarían la tecnología en cuanto estuviese instalada, viene condicionado por la asunción que cualquier tecnología implantada dentro del mundo sanitario siempre está validada adecuadamente.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2