5 claves para combinar con éxito modelos de trabajo presenciales y remotos

Los modelos de trabajo híbridos se están imponiendo en las empresas ya que, a través de una buena gestión y liderazgo, mejoran la productividad y la creatividad de los equipos.

Publicado el 28 Ene 2022

12713_91

El Club Excelencia en Gestión, asociación multisectorial sin ánimo de lucro que genera y comparte conocimiento sobre gestión y transformación de las organizaciones, ha organizado el webinar ‘Nuevas formas de trabajo: presencial, híbrido o teletrabajo’. Un encuentro online en el que han participado: Esther Díaz Paniagua, directora de Gestión de Personas y Desarrollo de Talento de Ilunion; Mireia García Fernández, directora corporativa de Personas de Seguros Santalucía; Isaac Vitini, director general de Recursos Humanos de ING Direct en España y Portugal; y Javier Cantera, presidente de Auren Consultores, que ha moderado la mesa de debate.

Tres organizaciones de sectores muy diferentes que requieren de diversos grados de presencialidad y que llevan trabajando diversos modelos de teletrabajo desde antes del comienzo de la pandemia. Un recorrido que les ha permitido medir resultados y ver cómo se están imponiendo modelos híbridos (combinando trabajo presencial y remoto) que, a través de una buena gestión y liderazgo, mejoran la productividad y la creatividad de los equipos.

De las reflexiones extraídas de este encuentro virtual, el Club Excelencia en Gestión ha elaborado el siguiente listado de conclusiones y recomendaciones:

  1. Adaptar el nuevo sistema de trabajo al modelo de negocio: No hay una solución única aplicable a todas las organizaciones, depende de cada empresa y de las necesidades de sus grupos de interés. Aunque en todos los casos la decisión final ha de apoyarse en tres cambios: de sistema, del espacio de trabajo y, sobre todo, de la cultura organizacional para que todos los demás sean aceptados de una manera más racional.
  2. Buscar un equilibrio midiendo los resultados: Sobre todo el de la productividad, buscando los indicadores más fiables en cada caso. El ejemplo de ING Direct es claro: con la posibilidad de funcionar prácticamente al 100% en modo teletrabajo, durante la pandemia se dio cuenta de que la productividad subía fijándose en aspectos como las historias de usuario que se desarrollaban.
  3. Formación para que los equipos funcionen en remoto. Para un líder el teletrabajo de todo el equipo puede ser muy duro, necesita herramientas y una reorganización de su agenda para tener su grupo de trabajadores cohesionados e implicados. Esto evita que la dispersión territorial sea un problema y permite la contratación de nuevos perfiles que mejoran la calidad del trabajo, como es el caso de Ilunion. Eso sí, no se debe caer en la tentación de conformar equipos más grandes, al no tener problemas de espacio, ni de favorecer al trabajador que acude a la oficina de forma presencial, para evitar desigualdades en el equipo.
  4. Invertir en tecnología y en nuevos espacios de trabajo. Las oficinas están cambiando, con espacios más abiertos y entornos diferenciados para cada labor mejoran los niveles de productividad y de creatividad. Algo que también debe ocurrir en la intranet: además de utilizar herramientas como Teams, Zoom, OneDrive o Trello para la comunicación y organización del trabajo en equipo se pueden crear softwares internos como el de Santalucía, una plataforma gamificada que está motivando al trabajador con retos diversos.
  5. Dejar elegir al empleado su modalidad de trabajo: Siempre mostrándole una serie de premisas que debe tener en cuenta para razonar su decisión, como no entorpecer la labor de sus compañeros, o no interferir en las necesidades del cliente, entre otros aspectos. En general, los propios trabajadores suelen buscar soluciones híbridas en sus rutinas de trabajo y no imponerlas mejora su rendimiento y su grado de compromiso con la organización.

Para internarse en esta profunda transformación cultural hacia los espacios de trabajo híbridos eficientes se puede utilizar el Modelo EFQM, impulsado en España por el Club Excelencia en Gestión. El Modelo EFQM es una herramienta eficaz para afrontar de forma ágil la transformación, necesaria para la sostenibilidad de cualquier organización a lo largo del tiempo y para la atracción del talento, buscando un equilibrio entre la mejora de su funcionamiento en el presente y su preparación para el futuro.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3