noticias

El 40% de las pymes sitúa la inversión en tecnología como su prioridad para 2024



Dirección copiada

La reducción del impacto en el medio ambiente y la brecha de género son las asignaturas pendientes para las pymes españolas en comparación con el resto de países de su entorno

Publicado el 12 dic 2023



inversión tecnología

La situación de las pymes y autónomos ha ido cambiando en los últimos años. Para hacer un acercamiento real de cuál es el estado actual Qonto, una solución financiera, ha publicado el barómetro “El estado de las pequeñas y medianas empresas europeas”, que recopila los datos y opiniones de más de 2.000 directivos de pymes de Francia, Alemania, Italia y España. La encuesta muestra un avance en cuanto al optimismo de los directivos de cara a la evolución de sus negocios durante el próximo ejercicio y refleja el interés mayor de las pequeñas y medianas empresas en avanzar en inversiones que profundicen en la implementación de nuevas tecnologías en sus procesos.

En materia de digitalización, las pymes españolas mantienen planes importantes de crecimiento para el ejercicio 2024. En concreto, el 40% de los directivos nacionales asegura que aumentarán su inversión en el desarrollo de nuevas tecnologías y digitalización el próximo año. Sólo Italia supera esta cifra, con el 43%, mientras que Alemania se sitúa en el 30% y Francia en el 18%.

Entre el resto de las prioridades de inversión para el próximo año, las empresas nacionales centrarán sus esfuerzos en la ampliación de las partidas presupuestarias dedicadas a los departamentos de marketing y comunicación (33%) y ventas y adquisiciones (24%). La tecnología y digitalización constituyen, por tanto, uno de los principales pilares en los que las pymes españolas esperan sostener su desarrollo en los próximos años.

Preguntadas sobre las palancas de crecimiento que serán prioridad en 2024, las empresas sitúan a la innovación y mejora de los productos (32%) y la implementación de nuevas soluciones digitales (31%) como los principales aspectos que ayudarán a seguir aumentando el negocio. En ambos casos, España se sitúa a la cabeza en comparación con los otros tres mercados analizados, donde Italia es la que refleja unas previsiones más similares (27%), seguida de Francia y Alemania con un (24%) y
un (23%) respectivamente.

La digitalización y nuevas metodologías avanzan también en el ámbito financiero y contable. En España, los datos ponen de relieve la popularidad de las alternativas digitales a las soluciones bancarias tradicionales. Casi un tercio de las pymes (32%) ya utiliza plataformas bancarias digitales, mientras que el 59% muestran interés en adoptarlas.

Según explica Carles Marcos, director general de Qonto en España, “los resultados obtenidos en el estudio reflejan un claro interés del tejido empresarial español por la inversión en tecnología y digitalización como prioridad de cara al próximo ejercicio. Las pymes en España son conscientes de que, para repetir unos resultados tan positivos en 2024, la eficiencia en sus procesos y reducir los trámites a la hora de gestionar sus finanzas será fundamental”.

Optimismo con relación a ingresos y nuevas fuentes de financiación para el año próximo

La mayoría de las pymes nacionales muestra confianza en la evolución de sus negocios para 2024. El 86% de los directivos asegura sentirse optimista en cuanto a sus ingresos en 2024, frente al 85% de los italianos, el 84% de los alemanes, y el 74% de Francia.

Si bien, durante este año la escasez de financiación ha sido una de las grandes preocupaciones para las pymes españolas, de cara al próximo ejercicio el escenario también atisba visos de mejora. Tres de cada cuatro de los encuestados en España (78%), asegura sentirse también “optimista” o “muy optimista” respecto al acceso a la financiación de cara al próximo curso. En este sentido, tan solo las pymes alemanas mantienen previsiones más positivas (82%), mientras que Francia (74%) e Italia (73%) se sitúan a la zaga.

La inflación y la falta de demanda, los principales riesgos

A nivel europeo, las pequeñas y medianas empresas coinciden en destacar la captación de nuevos clientes (36%), la optimización de la gestión de las finanzas (25%) y la incorporación de nuevos productos y servicios (24%), como necesidades esenciales para 2024. A nivel nacional, los directivos españoles reflejan estas necesidades en un orden distinto: en primer lugar, la necesidad de captación de nuevos clientes (37%), en segundo la gestión optimizada de las finanzas (22%), y, por último, el desarrollo de nuevos productos y servicios (21%).

Por su parte, en lo que se refiere a los factores que pueden poner en riesgo el crecimiento de las pymes en España, casi cuatro de cada diez (36%) sitúa la evolución de la inflación como principal obstáculo, seguido de la falta de demanda (27%) y la escasez de financiación (24%). En el resto de países, la inflación también se sitúa a la cabeza de las preocupaciones de cara al próximo año (34%), seguida de la competitividad del mercado (26%).

2023: Un año más que satisfactorio para la mayoría de las pymes

La mayoría de los directivos de las empresas europeas afirmaron que los resultados de sus empresas en 2023 han superado las expectativas fijadas para este año. En España, el 75% de las pequeñas y medianas empresas asegura haber obtenido un rendimiento por encima de lo esperado, mientras que para el 22%, los resultados se han mantenido en la línea de lo previsto a comienzos de ejercicio.

En este sentido, han sido varios los factores que han contribuido al rendimiento tan positivo. Entre ellos los empresarios españoles han señalado a la gestión (37%) como principal responsable, seguido muy de cerca de la financiación (35%), la aplicación de tecnología (30%) y la inversión (29%).

En el lado opuesto, de manera unánime, la inflación ha sido mencionada como el principal obstáculo para el crecimiento, seguida de la falta de demanda y los acontecimientos geopolíticos en los cuatro mercados. En el caso de España, más de seis de cada diez pymes (61%) confirma la inflación como la principal barrera para su crecimiento, mientras que el 39% cree que la falta de demanda y la falta de financiación es el principal reto. Este dato es especialmente llamativo, puesto que la cifra en España duplica con creces la media de los cuatro mercados.

Por otro lado, la encuesta revela que eventos geopolíticos como la reciente guerra de Ucrania, cuyos efectos fueron más notables en 2022, han ido teniendo progresivamente un menor impacto sobre el rendimiento de las pymes españolas.

Las previsiones de contratación son otro de los factores relevantes a la hora de detectar el estado de salud de las pymes. Preguntados por las expectativas de ampliación de plantilla para el último trimestre del año, casi la mitad de los dirigentes españoles (43%) planea realizar más contrataciones que el trimestre anterior, mientras que el 33% espera contratar menos personal que en los últimos meses. Por el contrario, poco más de dos de cada diez pymes (23%) ha señalado que no hará ninguna incorporación nueva.

Sostenibilidad e igualdad de género: asignaturas pendientes para las pymes

Preguntados por el compromiso con la reducción de su impacto medioambiental, el 52% de las encuestadas afirmaron estar trabajando activamente para reducir su huella. Lo que indica que algo menos de la mitad aún no lo está haciendo, ya que sólo el 8% de las empresas encuestadas afirmó no estar comprometida con la reducción de su impacto en el medio ambiente.

En España, la mitad de las pequeñas y medianas empresas asegura estar trabajando activamente para reducir su huella de carbono. Esta cifra (50%) sitúa a nuestro país como el segundo más comprometido respecto a la sostenibilidad, tan solo por detrás de Italia (55%) y por delante de Francia (49%) y Alemania (47%). En este sentido, seis de cada diez de los empresarios (64%) están priorizando la reducción de emisiones de CO2, mientras que un 39% recurre a las estrategias de compensación en España para reducir la huella de carbono.

En términos de impacto en el medio ambiente aún hay margen de mejora. El 34% de las pymes con sede en España tiene previsto medir su huella de carbono, una cifra que se mantiene en niveles similares en el resto de los cuatro mercados encuestados. La parte que es más preocupante es la del 20% de los empresarios a nivel europeo que afirma no estar seguro de cómo poder reducir su huella de carbono.

En cuanto a la igualdad entre hombres y mujeres, hay infrarrepresentación femenina en los puestos directivos. Las mujeres representan solo el 29% de la muestra aleatoria de personas encuestadas (directores generales, directores financieros y otros cargos ejecutivos).

Es en esta categoría donde España tiene más deberes. Las mujeres en puestos directivos representan únicamente el 23%, detrás de Alemania, con el 25%, mientras que Francia es el mercado donde están más cerca de la igualdad, con un 38% de las mujeres que ocupan puestos directivos.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3