¿Qué es Online Reputation Management?

Gonzalo Díaz Bonet, director de la oficina de Madrid de Oerreeme

Publicado el 23 Jun 2010

38629_43

Los que llevamos muchos años en el mundo de la comunicación a menudo nos encontramos con dificultades para explicar las labores de nuestra profesión a los ajenos al sector. Basta ver los videos que circulan en la red en clave de humor para hacerse una idea de la dimensión del problema. Muchos entienden con facilidad la importancia de una nota de prensa o cómo se organiza una entrevista, pero las cosas empiezan a enredarse cuando pasamos al Q&A, el mapping interactivo de stakeholders o, peor aún, la estrategia de Public Affairs.

Paradójicamente, me estoy encontrando con muchísimas facilidades para explicar un término relativamente nuevo como Online Reputation Management, pero es que, básicamente, la reputación ha estado ahí desde tiempos inmemoriales, como una de las prioridades de cualquier persona, institución y empresa. Sólo que ahora es más medible y cuantificable que nunca.
Poniendo ejemplos. Hasta hace muy poco era un auténtico drama para muchas empresas ver una información negativa en Expansión. Y era grave, pero a los cinco días, si el tema se diluía, nadie volvía a recordarlo. Ahora eso es imposible. Una información negativa en Expansion.com queda en lo más alto de Google por los siglos de los siglos si no se hace nada para solucionarlo, y cada persona que busque información sobre tu compañía en el más popular de los buscadores difícilmente dedique ni tan siquiera unos segundos a pasar a la segunda página de Google. Se quedará con lo que vea en un vistazo, sea bueno o malo.
¿Cómo actuar para controlar la reputación en universo tan dinámico y cambiante como Internet, donde además todo queda medido y es demostrable al 100%? ¿Es esto posible?
Pues bien, de eso se encarga el ORM o gestión de la reputación online, a través de sencillos pero no poco trabajosos pasos. El primero es realizar una fotografía de la situación actual, a través de una auditoría que permita conocer qué se dice de una empresa en un determinado momento. A partir de ahí, e implementado con un seguimiento diario del ruido –buzz- en Internet, se debe desarrollar una estrategia proactiva de influencia en los medios sociales (blogs de máxima influencia), redes sociales y medios online, siempre dirigiéndonos al target o público objetivo que Internet nos permite segmentar cada vez con mayor precisión.
El objetivo final, lograr que la empresa o persona que ha visto afectada su reputación, o que desea verla incrementada positivamente, consiga -apoyado por estas actuaciones y por técnicas SEO- que sus primeras entradas en Google sean francamente positivas y ayuden o cuando menos no entorpezcan el desarrollo de su negocio.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5