Hacia la innovación de la pyme

Alfonso Arbaiza, director general de Fundetec, reflexiona sobre la importancia de la micropyme en la economía nacional y la necesidad de que esté puesta al dia en tecnología.

Publicado el 03 Nov 2009

21192_58

El 94,1% de las pymes españolas carece de asalariados o, como mucho, emplea a nueve personas. Este importante peso específico de la microempresa en la economía española hace que de su comportamiento dependa, en gran medida, el buen funcionamiento y la salud económica de nuestro país, aspectos intrínsecamente ligados con la productividad y la competitividad.

Para que una empresa sea rentable tiene que alcanzar un nivel adecuado de productividad, y ello condiciona que esa compañía sea competitiva en el mercado en el que actúa. Pero no podemos concebir una economía saneada sin apostar por la innovación. Ser innovador significa tener nuevas ideas, buscar nuevas estrategias de negocio, instaurar nuevos procedimientos, tener nuevos objetivos y nuevas maneras de alcanzarlos… Y para ello, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) tienen mucho que aportar. La implantación de las TIC en las empresas españolas ha alcanzado un desarrollo importante en los últimos años, contribuyendo al incremento de la competitividad en todos los sectores económicos. Así lo refleja el Informe ePyme 2008 elaborado por Fundetec, que analiza la situación tecnológica de pequeñas y medianas empresas de ocho sectores de la economía española (logístico, transporte, hotelero, turismo rural, textil y confección, calzado, vitivinícola y comercio minorista). Según este estudio, el 89,3% de las empresas de 3 a 9 empleados y el 97,8% de las de 10 a 49 disponen ya de ordenador en su negocio. Si hablamos de Internet encontramos datos similares, aunque ligeramente inferiores: el 77,1% de las pymes de 3 a 9 empleados y el 93,5% de las de 10 a 49 dispone de conexión a la Red. Sin embargo, cuando el tamaño de las empresas desciende también lo hace su nivel de uso de las TIC, y encontramos que sólo el 54,7% de las microempresas con 0 a 2 personas en plantilla (que se identifican principalmente con la figura del autónomo) dispone de ordenador, bajando el porcentaje al 41,3% si se trata de conexión a Internet. Por sectores, algunos, como el hotelero o el logístico, presentan niveles avanzados de uso de las TIC, pero se da la circunstancia de que los dos con menor grado de tecnificación son el comercio minorista y el transporte, los dos que más peso específico tienen en el PIB nacional de todos los estudiados por el Informe ePyme 2008 (20,5% y 9,4%, respectivamente), lo que puede suponer una desventaja para el buen comportamiento de nuestra economía. Muchas microempresas y autónomos son perezosos respecto a la adopción de las nuevas tecnologías, alegando falta de formación y desconocimiento de las posibilidades que éstas les ofrecen, que se unen a la desconfianza que genera lo desconocido y a unos costes que consideran elevados. Combatir estas barreras mediante acciones de concienciación, divulgación, formación, asesoramiento y financiación ha de ser el foco principal de los esfuerzos de todos los agentes políticos, económicos, sociales, y de las propias pymes.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

C
Redacción Channel Partner

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4