Una cueva prehistórica del País Vasco en 3D

Virtualware ha plasmado en tres dimensiones todos los detalles de la cueva vizcaína de Santimamiñe.

Publicado el 05 Jun 2009

72660_28

La cueva de Santimamiñe, proclamada patrimonio de la humanidad por la Unesco fue cerrada en 2006 como consecuencia del deterioro producido por la gran cantidad de visitas con las que contaba anualmente. Por esta razón, el Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Vizcaya puso en marcha un proyecto que permitía la gestión íntegra de todo el potencial patrimonial de la gruta a la vez que se garantiza su plena documentación y conservación.

En ese momento, y bajo el marco del programa, la empresa Virtualware, en colaboración con Gaia, comenzó a desarrollar un proyecto de digitalización de la cueva. Tras 6.000 horas de trabajo de digitalización y modelado, la compañía ha hecho posible la visita virtual a esta localización, situada en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, a través de una simulación 3D en una pantalla estereoscópica de gran tamaño que reproduce a la perfección las peculiaridades del conjunto histórico. En total Virtualware ha recreado los 450 metros de extensión original de la cavidad, repartidos en 10 salas, con un margen de error de apenas cinco centímetros. El proyecto plasma todos los detalles arqueológicos y pictóricos de la gruta.

La modalidad de exposición no tiene precedentes. La recreación virtual, que se desarrolla en el centro de interpretación de la ermita de San Mamés de Vizcaya, permite recorrer la cueva al completo moviéndose por su interior y acceder de forma interactiva a la información referente a cada punto de la visita. A través de una completa instalación de dispositivos visuales y sonoros y en una enorme pantalla estereoscópica, de 3,5 metros de anchura y 2,5 metros de altura, el visitante, que se coloca unas gafas 3D, recorre la cueva virtual conducido por un guía que interactúa en ella, dirigiendo el grupo a las distintas salas para mostrar los elementos de interés.

Para llevar a cabo este proyecto, Virtualware se basó en un escaneado de la cueva y en la toma de fotografías digitales de alta definición. Sobre estos datos, se ha completado la cueva virtual, trabajando los colores, las sombras, las texturas, la iluminación e integrando todos los elementos de Santimamiñe.

La propuesta de Virtualware se concibe como una solución perfecta para la difusión del patrimonio histórico de multitud de conjuntos arqueológicos deteriorados por las condiciones medioambientales o la explotación turística del mismo.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

C
Redacción Channel Partner

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4