Cómo conseguir que los equipos rindan como si el año tuviese 13 meses

Artículo de opinión firmado por Carme Castro, CEO de Kainova y Premio Europeo a la Mejor Trayectoria Profesional en Innovación en gestión del Talento

Publicado el 18 May 2023

Diversos cambios abruptos y simultáneos siguen sacudiendo a las empresas haciéndolas tambalear. Cuando aún se está asimilando y debatiendo sobre algunos cambios sin consolidar, otro viene a interrumpir en la organizaciones, la inteligencia artificial. No es más que una constatación de que la velocidad del progreso va más rápida que la capacidad de las personas por asimilar el impacto en nuestra vidas y empresas. Las empresas son personas, y la dificultad para abordar todos los frentes invita a una transformación profunda y acelerada.

La transición que conlleva una transformación no es, habitualmente, algo que las personas adopten con facilidad. Más bien al contrario, los cambios generan incertidumbre, miedo, angustia y, si además, la situación externa también es insegura y nos avasalla con grandes incógnitas, el temor crece y paraliza.

Una paradoja necesaria de resolver, pues la transformación debe acelerarse en las empresas si quieren crecer de forma sostenible en un escenario tan complejo y nuevo para todos, del que no tenemos referencias a las que acudir. Un entorno en el que se está transformando sectores e industrias, despareciendo y apareciendo profesiones.

Un contexto que fuerza a las empresas a reinventar y rediseñar desde la estrategia hasta la operativa, pasando por el modelo organizativo y estilo de liderazgo, mientras se baila con los desafíos. Como dice Sunil Gupta, “cambiar el motor del avión mientras está volando”.

El método K180® está diseñado para acompañar al equipo humano en esa transformación acelerada, dando un giro 180 grados que les permite ser una empresa ágil, flexible e innovadora.

El talento será la clave. Ya nada es como era y nada volverá a ser como era. Lo que conocemos tiene una vida útil cada vez menor. La necesidad de aprender a sentirse cómodos fuera de la zona de confort se instaurará en las personas para sobrevivir en un cambio constante sin sufrir ni desgastarse.

En este cambio de paradigma, las personas que sólo conocen las estructuras jerárquicas y sus mecanismos de funcionamiento, tienen la dificultad de comprender esta velocidad desmesurada, rediseño constante de procesos, movilidad de funciones y posiciones.

Por ello, hay que enfocar una transformación entendiendo que es necesario un acompañamiento para que las personas comprendan el cambio, abandonen las resistencias y sean los motores del mismo. Los protagonistas del cambio en una empresa son las personas.

Con el método K180 acompañamos a las personas a despertar su talento dormido, dotándolos de herramientas para que abracen las nuevas formas de pensar y hacer y que comprendan los beneficios que les aporta a ellas, la empresa y sus clientes. Eso no se consigue con formación.

El método K180 tiene varias fases, es un viaje que las personas recorrerán para pasar de una forma de trabajar tradicional a una forma de trabajar ágil, flexible e innovadora. Lo más importante, lo aprenden haciendo.

Cada fase tiene un objetivo concreto. Está diseñada para que puedan alcanzarlo y avanzar en ese recorrido sin estrés, eliminando los miedos y creando confianza en sus capacidades, y a su vez, prepara al equipo para abordar la siguiente fase con entusiasmo.

Utilizamos técnicas innovadoras y otras creadas en Kainova, como por ejemplo, las 5 características de la comunicación poderosa®.

El objetivo no es sólo la transformación sino que las personas incorporan dinámicas de trabajo donde la inteligencia colectiva, la co-creación y la innovación pasan a formar parte de su día a día.

Integrar en la cultura esos mecanismos es lo que les permite seguir avanzando sin estancarse porque han aprendido haciendo y conocen sus beneficios. Tienen el talento en su máxima potencia, saben cómo seguir evolucionando y son capaces de innovar y sortear cualquier adversidad para salir airosos de ella.

Medir el resultado para hacer tangible algo tan intangible como es el talento es parte del proceso. Los resultados son útiles para la empresa y las personas. Cuando un profesional y un equipo conoce el impacto de sus acciones con datos objetivos les estimula a seguir avanzando, se auto motivan para querer experimentar, pierden el miedo a compartir ideas, se despierta la creatividad y genera un entusiasmo colectivo: “talento en ebullición”, como me gusta llamarlo.

Estoy absolutamente de acuerdo con Reed Hastings: “el talento en una empresa suma y se multiplica igual que la falta de talento resta y divide.” Este es el motivo por el que creo que los problemas complejos solo podrán ser resueltos con talento. El talento se ha convertido en el principal activo, pues la automatización, robotización y externalización sustituirán las tareas con poco valor. Y aún tenemos que valorar el impacto de la Inteligencia Artificial en las empresas.

Los profesionales tienen que aprender a convivir con la tecnología de una forma muy distinta a como lo han hecho hasta ahora. Eso es un nuevo reto que conllevará desarrollar nuevas capacidades.

Será inviable que subsistan empresas sin talento.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

T
Redacción TICPymes

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4