A FONDO

Seguridad informática: cómo proteger a tu empresa



Dirección copiada

La seguridad informática está presente en todas las empresas y por ello es recomendable saber cómo protegerlas

Publicado el 25 ago 2023



Seguridad informática

¿Qué se entiende por seguridad informática?

La seguridad informática, también conocida como ciberseguridad, se refiere a la práctica de proteger los sistemas de información, redes y dispositivos electrónicos contra amenazas, ataques, accesos no autorizados y daños potenciales. Su objetivo principal es garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información digital y los recursos tecnológicos. La seguridad informática abarca una amplia gama de medidas y estrategias diseñadas para prevenir, detectar y responder a riesgos cibernéticos.

¿Qué es la seguridad informática activa?

La seguridad informática activa se refiere a la implementación proactiva de medidas y estrategias para prevenir y responder a amenazas y ataques cibernéticos en tiempo real. En contraste con la seguridad informática pasiva, que se centra en medidas preventivas estáticas, la seguridad informática activa implica la detección, mitigación y respuesta activa a incidentes de seguridad mientras están ocurriendo o antes de que causen un daño significativo.

¿Qué es la seguridad informática pasiva?

La seguridad informática pasiva se refiere a las medidas y estrategias de seguridad que se implementan de manera preventiva con el objetivo de reducir los riesgos y las vulnerabilidades en sistemas, redes y datos digitales. A diferencia de la seguridad informática activa, que se centra en la detección y respuesta en tiempo real a amenazas y ataques, la seguridad pasiva se basa en barreras y controles estáticos diseñados para evitar que los ataques tengan éxito en primer lugar.

Algunos ejemplos de medidas de seguridad informática pasiva incluyen:

  1. Firewalls: Dispositivos que bloquean el tráfico no autorizado entre una red interna y externa, protegiendo los sistemas internos de posibles amenazas externas.
  2. Cifrado de Datos: Convertir la información en un formato ilegible mediante el uso de algoritmos de cifrado, lo que protege la confidencialidad de los datos en caso de que sean interceptados.
  3. Políticas de Acceso y Control de Privilegios: Restringir el acceso a sistemas y datos solo a las personas y roles autorizados, utilizando autenticación y autorización adecuadas.
  4. Segmentación de Redes: Dividir una red en segmentos más pequeños para limitar la propagación de posibles ataques y reducir el impacto de intrusiones.
  5. Actualizaciones de Software y Parches: Mantener sistemas y aplicaciones actualizados con las últimas correcciones de seguridad para evitar la explotación de vulnerabilidades conocidas.
  6. Antivirus y Antimalware: Utilización de software diseñado para detectar, prevenir y eliminar malware, como virus, troyanos y spyware.
  7. Auditorías de Seguridad: Realización de análisis periódicos para identificar vulnerabilidades y debilidades en sistemas y aplicaciones.
  8. Formación en Seguridad: Capacitar a los usuarios y empleados en las mejores prácticas de seguridad, para que sean conscientes de los riesgos y eviten acciones que puedan poner en peligro la seguridad.
  9. Respaldo de Datos: Realización de copias de seguridad periódicas de datos críticos para poder recuperar la información en caso de pérdida o daño.
  10. Hardening de Sistemas: Configuración segura de sistemas operativos y aplicaciones para minimizar las superficies de ataque y reducir la exposición a posibles vulnerabilidades.

La seguridad informática pasiva es esencial para establecer una base sólida de protección, pero no puede abordar todos los posibles escenarios y amenazas.

Diferencia entre seguridad informática activa y pasiva

Mientras que la seguridad informática activa se centra en la detección, respuesta y mitigación de amenazas y ataques en tiempo real, la seguridad pasiva se basa en medidas preventivas estáticas diseñadas para evitar que los ataques tengan éxito.

En la seguridad activa se implementan sistemas de detección en tiempo real y una vez que se detecta una amenaza se da una respuesta rápida. Además, las medidas y estrategias se tienen que estar adaptando constantemente para hacer frente a las nuevas tácticas de los ciberdelincuentes.

En cambio, en la seguridad pasiva se implementan barreras y controles estáticos para proteger sistemas y datos de manera proactiva, antes de que se produzcan los ataques. Las medidas se establecen antes de que se produzcan los ataques y no cambian en base a las nuevas amenazas emergentes.

Importancia de la seguridad activa y pasiva en informática

Para tener una buena infraestructura y sistema de defensa es necesario combinar tanto la seguridad activa como la pasiva. Si un equipo TI se centra únicamente en la prevención, cuando el sistema tenga una brecha de seguridad no podrán reaccionar de manera adecuada. En cambio, si únicamente se reacciona cuando ya se ha producido el ataque la empresa está más expuesta a perder datos de valor.

Principales amenazas y retos de la seguridad informática

Existen numerosas amenazas y retos que evitar en la seguridad informática. Estos son algunos de ellos.
Malware:
Software malicioso diseñado para dañar, robar información o comprometer sistemas. Esto incluye virus, troyanos, ransomware y spyware.

Ataques de Phishing: Correos electrónicos, mensajes o sitios web falsos que buscan engañar a los usuarios para que revelen información personal, credenciales de inicio de sesión o descarguen malware.

Ataques de Ingeniería Social: Manipulación psicológica de las personas para obtener información confidencial o acceso no autorizado a sistemas.

Ataques de Denegación de Servicio (DDoS): Intentos de sobrecargar un sistema o red con tráfico malicioso para hacer que sea inaccesible para usuarios legítimos.

Vulnerabilidades de Software: Errores en programas y sistemas que pueden ser explotados por atacantes para acceder o comprometer sistemas.

Falta de Parches y Actualizaciones: No mantener los sistemas y software actualizados con las últimas correcciones de seguridad puede dejarlos vulnerables a ataques.

Fugas de Datos y Brechas de Seguridad: Pérdida o robo de información confidencial, lo que puede resultar en daños financieros y de reputación.

Ataques a Dispositivos Conectados (IoT): Dispositivos IoT mal asegurados pueden ser utilizados como puntos de entrada para acceder a redes y sistemas más grandes.

Ataques a Infraestructuras Críticas: Ataques dirigidos a sistemas esenciales como redes eléctricas, sistemas de agua y sistemas financieros, que pueden causar impactos significativos.

Ataques a la Nube: La adopción masiva de servicios en la nube ha llevado a ataques dirigidos a servicios de almacenamiento y aplicaciones en línea.

Ataques a Redes Sociales: Plataformas de redes sociales pueden ser utilizadas para propagar malware, phishing y desinformación.

Falta de Concienciación y Educación en Seguridad: Los usuarios que no están al tanto de las mejores prácticas de seguridad pueden ser más propensos a caer en trampas y ser víctimas de ataques.

Amenazas Estatales y Ciberespionaje: Estados nacionales y actores patrocinados pueden estar involucrados en ciberataques para robar información o causar daños.

Falta de Profesionales en Ciberseguridad: La demanda de expertos en ciberseguridad supera la oferta, lo que crea una brecha de habilidades en el campo.

Privacidad y Cumplimiento: La recopilación y el uso indebido de datos personales pueden dar lugar a problemas de privacidad y violaciones de regulaciones como el RGPD.

Herramientas y técnicas para la seguridad activa informática

Herramientas de Detección de Intrusiones:

  1. Sistemas de Detección de Intrusiones (IDS): Monitorean el tráfico de red en busca de patrones y comportamientos anómalos que puedan indicar un ataque en curso.
  2. Sistemas de Prevención de Intrusiones (IPS): Similar a un IDS, pero también puede tomar medidas para bloquear automáticamente el tráfico malicioso.
  3. Sistemas de Detección y Respuesta a Amenazas (TDR): Combina la detección de intrusiones con capacidades de respuesta automatizada para abordar amenazas en tiempo real.

Herramientas de Análisis de Comportamiento:

  1. Análisis de Comportamiento de Usuarios (UBA): Monitorea el comportamiento de usuarios y sistemas para detectar actividades inusuales que podrían indicar una amenaza.
  2. Análisis de Comportamiento de Red (NBA): Analiza patrones de tráfico de red para identificar actividades anómalas o comportamientos maliciosos.

Herramientas de Respuesta a Incidentes:

  1. Planes de Respuesta a Incidentes: Documenta los pasos a seguir en caso de un incidente de seguridad, detallando roles y responsabilidades.
  2. Herramientas de Orquestación y Automatización de Respuesta: Permite automatizar tareas de respuesta a incidentes para acelerar la mitigación.

Herramientas de Seguridad de Endpoints:

  1. Software de Detección y Prevención de Malware: Protege los dispositivos finales contra malware conocido y desconocido.
  2. Herramientas de Aislamiento de Endpoints: En caso de detección de amenazas, permite aislar un dispositivo comprometido de la red.

Herramientas de Análisis de Vulnerabilidades:

  1. Escáneres de Vulnerabilidades: Identifican vulnerabilidades conocidas en sistemas y aplicaciones para que puedan ser parcheadas.
  2. Pruebas de Penetración (Pen Testing): Simulan ataques controlados para evaluar la resistencia de los sistemas y redes.

Herramientas de Análisis de Logs:

  1. Sistemas de Administración de Eventos e Información de Seguridad (SIEM): Recopilan y analizan registros de eventos de diferentes sistemas y aplicaciones para detectar patrones y actividades sospechosas.
  2. Herramientas de Análisis de Logs en Tiempo Real: Monitorean y alertan sobre eventos de seguridad en tiempo real.

Herramientas de Protección de Red:

  1. Firewalls de Próxima Generación: Ofrecen capacidades avanzadas de filtrado y control de tráfico.
  2. Sistemas de Protección contra Denegación de Servicio (DPS): Mitigan ataques DDoS al filtrar el tráfico malicioso.

Estrategias para implementar la seguridad pasiva informática

La implementación de estrategias de seguridad informática pasiva es esencial para fortalecer la protección de sistemas y datos contra amenazas cibernéticas.

  1. Políticas y Normativas de Seguridad: Establecer políticas y directrices claras sobre cómo deben utilizarse los sistemas y la información. Esto incluye reglas para contraseñas, acceso a datos, uso de dispositivos personales, entre otros.
  2. Control de Acceso y Autenticación: Implementar sistemas de autenticación fuerte, como la autenticación de dos factores (2FA), para garantizar que solo los usuarios autorizados puedan acceder a los sistemas.
  3. Cifrado de Datos: Utilizar cifrado para proteger datos confidenciales en reposo y durante la transmisión. Esto dificulta que los atacantes accedan a la información en caso de una brecha.
  4. Firewalls y Filtros de Contenido: Configurar firewalls para bloquear el tráfico no autorizado y filtros de contenido para restringir el acceso a sitios web maliciosos o no relacionados con el trabajo.
  5. Segmentación de Redes: Dividir la red en segmentos separados para limitar la propagación de ataques y aislar sistemas críticos de posibles amenazas.
  6. Actualizaciones y Parches: Mantener sistemas operativos, aplicaciones y software de seguridad actualizados con las últimas correcciones de seguridad para mitigar vulnerabilidades conocidas.
  7. Auditorías y Monitoreo de Seguridad: Realizar auditorías periódicas de seguridad para identificar debilidades y realizar un seguimiento constante del tráfico de red en busca de anomalías.
  8. Formación y Concienciación en Seguridad: Capacitar a los empleados y usuarios sobre las mejores prácticas de seguridad, cómo reconocer ataques de phishing y cómo manejar información sensible.
  9. Respaldo de Datos: Realizar copias de seguridad regulares de datos críticos y almacenarlas en ubicaciones seguras para facilitar la recuperación en caso de pérdida o daño.
  10. Configuración Segura de Sistemas: Asegurarse de que los sistemas y aplicaciones estén configurados según las directrices de seguridad recomendadas, desactivando servicios innecesarios y configurando permisos adecuados.
  11. Control de Dispositivos: Establecer políticas para la gestión de dispositivos, como dispositivos móviles y unidades USB, para prevenir la introducción de amenazas.
  12. Gestión de Vulnerabilidades: Implementar soluciones de escaneo y gestión de vulnerabilidades para identificar y abordar problemas de seguridad en sistemas y aplicaciones.
  13. Registros y Auditoría de Eventos: Registrar eventos y actividades en sistemas para permitir la revisión de actividades y la identificación de posibles amenazas.
  14. Revisión de Código: Realizar revisiones de seguridad en el código de aplicaciones para identificar vulnerabilidades y defectos de seguridad antes de la implementación.
  15. Gestión de Incidentes: Establecer un plan y un equipo de respuesta a incidentes para manejar rápidamente cualquier violación de seguridad.

La importancia del factor humano

El factor humano desempeña un papel crucial en la seguridad informática, ya que las acciones y decisiones de las personas pueden tener un impacto significativo en la protección de sistemas, datos y redes. Aunque las tecnologías y las medidas técnicas son esenciales para la seguridad, el comportamiento y la conciencia de las personas son igualmente importantes para mitigar riesgos y prevenir amenazas

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4