EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
viernes, 18 de enero de 2019
Formación
Inversión en EdTech, no es el oro todo lo que tiene que relucir
Por Inés Maqueda, Managing Partner Valhalla y cofundadora
Redacción TICPymes14/06/2018

En un mundo cada vez más globalizado, aparecen todos los días cientos de startups que ofrecen ideas innovadoras, las cuales necesitan de inversión externa para salir adelante. Muchas de estas startups implementan la tecnología al sector en el que trabajan con el objetivo de ofrecer a su público un valor añadido diferente. Así, en el sector de las finanzas tenemos las fintech, en el de seguros las insurtech, o en el de la educación, que es el caso que nos atañe, las EdTech.

EdTech, un sector en crecimiento

Actualmente existen más de 15.000 startups EdTech en más de 50 países de todo el mundo, las cuales atraen una inversión superior a los 50 billones de dólares. De hecho, se espera que esa cantidad ascienda hasta los 252 billones de dólares para 2020, es decir, un crecimiento de un 17% anual. No en vano, la educación es la segunda industria más grande del mundo, aunque al mismo tiempo, la menos innovadora.

En lo que respecta a la distribución de la inversión por tipo de educación la mayoría corresponde a infantil, primaria y secundaria. En concreto, el 55% de las inversiones se las lleva este tipo de educación, mientras que el 33% tiene como destinataria la educación superior. Por otro lado, si hablamos de las áreas de EdTech que más inversión consiguen, son las relacionadas con inteligencia artificial, big data, robótica, sistemas de gestión de aprendizaje y realidad virtual.

Desde Valhalla creemos que las compañías EdTech tienen un papel más que relevante, y es clave que sepan mostrarles a los inversores la dimensión real y las oportunidades de un sector en el que queda todo por hacer.

Seis claves para lograr la inversión deseada

Ya hemos comentado la importancia que tiene conseguir inversores y que estos sepan ver el potencial del sector educativo. Sin embargo, una cosa es decirlo y otra hacerlo. Por eso, os dejamos las conclusiones que extrajimos de una apasionante charla que organizamos para un grupo de startups de EdTech que pueden ser de gran utilidad:

  1. Buscar inversores con unos ideales similares a los de tu compañía

Hay que ser prudentes en la elección de las compañías de capital riesgo ya que, por regla general, son empresas orientadas a la consecución del retorno de su inversión, y la educación es un sector en el que se tarda el doble de tiempo para conseguir la mitad de dinero. Por eso, es recomendable no precipitarse e ir con pies de plomo.

  1. No cedáis el control total de vuestra compañía

En ocasiones, los inversores no son gestores, es decir, no tienen experiencia en la gestión de compañías. Este dato se acentúa en el sector educativo.

  1. La educación ofrece diferentes oportunidades de inversión más allá de la tecnología

La tecnología en la educación no deja de ser un medio para llegar a un fin. Por eso, es indispensable que las compañías EdTech evalúen el impacto educacional que generan.

  1. “Smart money” Vs. “Big Money”

A la hora de captar inversores es importante hacernos la siguiente pregunta: ¿es sólo dinero lo que necesitamos? Es muy interesante que los inversores que apuesten por nuestro negocio no sólo ofrezcan dinero sino también otros conceptos diferenciales y de valor añadido como networking, experiencia o una sólida base de clientes.

  1. Inversor EdTech ? experto en el sector educativo

En general, y al ser un sector “reciente”, los inversores en empresas de EdTech no suelen conocer cómo se mueve el sector de la educación. Tener hijos en el colegio, realizar cursos o impartir formación empresarial no te hace conocedor de cómo funciona realmente.

  1. Cambiar los procesos de aprendizaje, esa es la innovación

La innovación real que intentan introducir las EdTech trata de cambiar la forma en la que lo estudiantes aprenden, algo que no es fácil ni se consigue de la noche a la mañana. El reto de escalabilidad de las EdTech no se basa en la tecnología sino en cambiar a las personas (los estudiantes, los profesores, instituciones, familias, etc.)

En resumidas cuentas, es indispensable que, a la hora de conseguir financiación para tu negocio EdTech, no te quedes únicamente en la capa que más reluce (la inversión) y le des importancia a una serie de variables que sin duda te van a dar un valor añadido diferencial para seguir creciendo.

Anuario 2019