EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 12 de agosto de 2020
Tecnología
“La banca puede recuperar la reputación que perdió en 2008”
Jaime Peñaranda, Líder Global de Servicios Financieros de Neoris.
Rufino Contreras07/07/2020

¿Cómo ha afectado la pandemia desde el punto de vista macroeconómico?

La pandemia de Covid-19 ha causado una crisis sanitaria y social sin precedentes. Las medidas que están tomando los distintos gobiernos para sofocar esta situación están generando un gran impacto en la economía y los expertos hablan de caídas del PIB de dos dígitos en los principales países occidentales. Existe todavía incertidumbre sobre su gravedad, pero es de prever que el mayor impacto en el sector financiero va a ser pérdidas crediticias importantes, para lo cual los bancos se  han estado preparando y han hecho las pertinentes reservas de capital.

¿Cómo afectará la crisis a los bancos?

Es importante señalar que los bancos han entrado en esta crisis con un estado de salud mucho mejor que cuando la crisis financiera mundial de 2008. Las entidades tienen ahora fuertes niveles de capitalización y altos niveles de liquidez. Además son el conducto de apoyo gubernamental para la distribución de ayudas a empresas a individuos afectados por esta situación. Según recientes encuestas, se prevén descensos en los ingresos de entre el 10 y el 25% en los principales bancos españoles.

¿Cuál ha sido la respuesta de los bancos ante la necesidad e impulsar aún más los servicios digitales como consecuencia de la pandemia?

La digitalización ha sido uno de los factores clave para afrontar esta situación. La banca es uno de los sectores que mejor preparado ha llegado en este aspecto. La banca lleva preparándose desde hace muchos años, Tiene su foco puesto en la digitalización y esta pandemia ha supuesto una aceleración que nos ha llevado a tasas de digitalización que no se habrían visto seguramente en varios años. Como consecuencia de la cuarentena, a la que ha estado sometida la población, muchas de las transacciones que antes se hacían de manera presencial ahora no ha habido más remedio que realizarlas de manera digital. La posibilidad de contratar productos y servicios por la vía digital resulta crucial en este context. Mucha gente que antes no se atrevía a utilizar el canal móvil o el canal web como medio de relación con la entidad y ha perdido el miedo. Las tasas de uso de canales digitales durante esta pandemia se han multiplicado en ratios que superan el 200 por 100. También se han reforzado canales como el call center para permitir a los clients aclarar dudas y realizar otro tipo de transacciones. Esta pandemia ha acelerado el cambio en el modelo de negocio tradicional de la banca.

¿Qué papel puede adoptar la banca en este contexto de crisis?

Es una gran oportunidad para la banca para ponerse a servicio de la sociedad y recuperar la reputación que perdió en la recesión de 2008. La presencia física del sector bancario con sucursales en todo el territorio nacional va a permitir hacer llegar las ayudas gubernamentales a todos los afectados, y asesorarles en cada caso, con el mejor producto o servicio para superar la crisis que está afectando a tantas pymes, autónomos y particulares.
 

La nueva encrucijada de los bancos

Neoris es una consultora TI que inició sus pasos de la mano de su principal accionista, la mexicana Cemex, que adquirió hace 20 años la firma Valencia de Cementos. Durante los primeros cinco años, Neoris creció de la mano de su matriz, como su grupo tecnológico. En 2000, Neoris inicia su rumbo en solitario y se abre a otros mercados. Hace un año, la firma reorganiza su estrategia en torno a cuatro sectores de actividad con el foco puesto en la transformación digital: telecomunicaciones, manufactura, healthcare y servicios financieros. Es esta última área la que recae sobre la responsabilidad de Jaime Peñaranda, que desempeña la función de líder global de los servicios financieros.

Una firma con tales credenciales ha podido afrontar el teletrabajo y el confinamiento sin trauma alguno y en España sus 800 empleados pudieron operar días antes de decretarse el estado de alerta (a nivel mundial son 4.500 trabajadores). Esta reacción positiva también se ha dado en sus clientes, principalmente de la gran cuenta, que mayoritariamente han mostrado buena cintura. Si bien, como marca la triste realidad, no todos los sectores han sufrido el mismo impacto, como el turismo, el transporte, las aerolíneas o las pymes… los más perjudicados. “El sector bancario ha reaccionado muy bien y rápidamente, ya que a nivel de digitalización es uno de los más avanzados”, explica Peñaranda. Además, algunas entidades han permanecido abiertas al público por considerarse un servicio básico; tal ha sido el caso de Ibercaja o Bankia.

Las transacciones digitales han subido exponencialmente, así como el uso de apps, call centers y web bancarios, lo que les ha permitido seguir atendiendo a sus clientes. Pero el optimismo debe ser moderado, en función del tiempo que dure la crisis, que de perdurar podrá generar impagos de créditos e hipotecas.

En cuanto a la seguridad, Peñaranda confía en el doble factor de autenticación que asegura el acceso seguro a los canales digitales, y que va a suponer un importante impulso a nuevos modelos de negocio. En este sentido, el experto no cree que las fintech supongan una amenaza para los bancos, “veo a las big tech (Google, Amazon, Facebook, Apple…) más como una amenaza”.