EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
jueves, 6 de octubre de 2022
Tecnología
7 tendencias tecnológicas que revolucionarán el sector TI
La compilación anticipada y el Low Code son dos de las principales tendencias que tendrán lugar en el sector tecnológico el próximo año
Redacción TICPymes16/12/2021

El sector TI seguirá creciendo el próximo año, impulsado por el software, los servicios y los sistemas de centros de datos. Así lo ha revelado un reciente estudio de Gartner que calcula que la inversión que se realizará en IT el próximo año superará los cuatro billones de dólares en todo el mundo, es decir, un 5,5% más respecto al ejercicio anterior. En España, según datos de IDC, el gasto tecnológico empresarial alcanzará los 59.200 millones de euros el próximo año y el 90% de las empresas ha reconocido que tener una estrategia digital es fundamental.

“La tecnología, era ya desde hace tiempo la palanca estratégica que permitía a las empresas impulsar el crecimiento y crear organizaciones más eficientes. Ahora, con la llegada de la pandemia, la tecnología pasa a otro nivel. Para muchas empresas no ha sido meramente un factor diferencial sino el ser o no ser desde la perspectiva de continuidad de negocio. Desde atSistemas gozamos de una posición de privilegio. Nuestro posicionamiento en clientes y las alianzas estratégicas con los principales fabricantes de software nos permiten identificar de forma temprana las tendencias de mercado más relevantes Sin lugar a dudas, las empresas que impulsamos el ecosistema digital, somos el motor que acelerará la recuperación económica” afirma Pedro Gallardo, Director de Desarrollo de Negocios de atSistemas.

En este contexto de inversión actual en el sector, atSistemas, consultora 100% española de servicios digitales, ha analizado algunas de las principales tendencias tecnológicas a tener en cuenta en 2022.

1. Compilación anticipada y Nanoservicios

Actualmente, la adopción de las soluciones de software basadas en servicios proporcionados por los proveedores de la nube es una realidad. El 46% de las empresas españolas ya utilizan alguna solución en la nube según datos de IDC, y se espera que esta tendencia siga al alza. Pero surgen preguntas acerca de si los lenguajes de programación utilizados son los idóneos. En 2022, veremos una mayor utilización de los lenguajes de programación basados en la compilación “Ahead-of-Time” (AOT), dejando atrás el lenguaje “Just-in-Time” (JIT), ya que el AOT genera un fichero ejecutable de forma nativa a la plataforma en la que se va a implementar. Este tipo de soluciones habilitan, a nivel de arquitectura, un nuevo concepto de unidad de ejecución conocido como “nanoservicio”, caracterizado por ser servicios muy pequeños, en ocasiones con una única función, que son altamente escalables. Las soluciones basadas en compiladores AOT se irán consolidando en el mercado con el objetivo de optimizar los costes de ejecución de sus sistemas.

2. Low Code

En 2020, las descargas de aplicaciones aumentaron un 7% en todo el mundo, según el State of Mobile y el gasto creció un 20%, situándose en 143 millones de dólares. En este contexto, la implementación de una plataforma de desarrollo Low-Code es esencial, ya que permite a las empresas acelerar y simplificar la creación y actualización de aplicaciones, de forma alineada con los departamentos de TI y negocio en tiempos y objetivos. En el entorno tecnológico cambiante en el que nos encontramos, las aplicaciones deben ser actualizadas de forma periódica y es ahí donde entran en juego las plataformas de desarrollo low-code que, utilizando muy poco código, y basándose en módulos ya creados, permiten mejorar, cambiar y actualizar una aplicación. Esto supone un alto porcentaje de reutilización de código que permite abaratar costes tanto de manutención como de formación de los profesionales encargados. En los próximos meses empezaremos a ver una mayor utilización de este tipo de plataformas, que son más rentables y permiten cambios rápidos en las aplicaciones sin necesidad de empezar desde cero.

3. Zero Trust Security

El modelo Zero Trust Security tendrá una gran presencia en el próximo año, ya que aporta una nueva forma de protección de datos, empleados y organizaciones, dejando atrás los protocolos de seguridad perimetrales en un contexto en el que el teletrabajo se ha posicionado como una opción viable para los españoles. Este modelo es especialmente importante, teniendo en cuenta que según el Informe de Siniestralidad anual 2020 de Hiscox, el 55% de los incidentes ciber de ese año tuvieron su origen en un error humano. El modelo Zero Trust Security asume que los usuarios no son de confianza, estén dentro o fuera de la red, eliminando la confianza de la ecuación. Por lo que una vez implementado, el modelo Zero Trust Security autentica la identidad del usuario y el dispositivo de acceso. De ser ambos correctos, se facilitará la autorización para operar, pero solo para realizar la actividad en cuestión. Este modelo deja atrás el viejo paradigma de confiar y posteriormente verificar, comprobando primero y nunca confiando, ni siquiera en usuarios reconocidos. El proceso consta de cuatro pasos: verificar al usuario, verificar el dispositivo, limitar el acceso y el privilegio y aprender y adaptar sus protocolos de seguridad.

4. Industrialización de las plataformas de IA

La adopción de la inteligencia artificial (IA) está creciendo rápidamente y se prevé que para el 2027 el mercado global tenga un valor de 267.000 millones de dólares. Su industrialización cobra vital importancia, y existen tres claves para lograrlo. En primer lugar, si una organización tiene planificado industrializar su IA, el primer paso debe ser hacer foco en la organización de sus fuentes de datos para generar productos de datos con mayor acceso, calidad y disponibilidad para la operación. En segundo lugar, al estar directamente asociada a la innovación, será necesaria la aportación y colaboración global de los distintos equipos involucrados. Por último, es esencial la preparación previa para integrar las soluciones basadas en IA dentro del marco operativo de las empresas, identificando de antemano procesos que deben de ser modificados, para permitir la adopción de las nuevas tecnologías, y sobre todo el establecimiento de estándares para la creación, prueba y despliegue de nuevos modelos de IA.

5. Hiperautomatización, mejorando la eficiencia operativa

Un negocio ya no se centra exclusivamente en incrementar las ventas, sino en la optimización de los procesos internos. La optimización de la eficiencia operativa implica fijar la mirada en tres factores al mismo tiempo: el aprovechamiento de los avances tecnológicos, la adopción de nuevas formas de trabajo que optimicen la gestión de las personas y la automatización de los procesos. La hiperautomatización combina soluciones basadas en RPA, asistentes virtuales, inteligencia artificial, machine learning o deep learning, entre otras, que permiten automatizar y mejorar la velocidad, eficacia y eficiencia de los procesos en todos los sectores. Según datos de IDC, el próximo año el 45% de las tareas repetitivas de las empresas se automatizarán y/o acelerarán y la generación de gemelos digitales con los que se logra determinar qué áreas de la empresa se pueden optimizar, será uno de los principales puntos de referencia para optimizar recursos.

6. Internet of Behaviours

La utilización del Internet of Behaviours (IoB) es otra de las tendencias que estará cada vez más presente en la estrategia de las empresas durante el próximo año. Se basa en la recolección de datos provenientes del uso de los dispositivos IoT y de las interacciones que se tienen con los mismos. Estos datos proporcionan una valiosa información sobre los comportamientos, intereses y preferencias de los usuarios y ofrece a las empresas la capacidad de generar experiencias totalmente personalizadas que mejoren su interacción con el usuario. El análisis de los datos recolectados con el uso del IoB puede desembocar en el rediseño de la cadena de valor de las empresas, ya que serán capaces de detectar tendencias de sus clientes y adaptar sus productos y servicios para cubrir sus necesidades.

7. Infraestructura Multicloud

El uso de infraestructuras multicloud es una tendencia al alza, respaldada por el Global Tech Outlook de Red Hat, que desvela que su utilización ha aumentado un 2%, y se espera que lo siga haciendo hasta alcanzar el 13% durante este año. Los entornos multicloud, aquellos en los que una empresa utiliza más de una plataforma de nube con al menos dos o más nubes públicas, son de enorme utilidad ya que son especialmente flexibles y escalables en función de la demanda. Esta división de los entornos es clave para reducir la dependencia de un solo proveedor, aumentando el nivel de seguridad y reduciendo la posibilidad de pérdida de datos o tiempo de inactividad debido a fallos por componentes en la nube. El entorno multicloud, por tanto, permite ubicar los recursos de procesamiento lo más cerca posible de los usuarios, reduciendo el tiempo de latencia mínima, obteniendo un rendimiento óptimo y unos niveles de seguridad elevados.