EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
jueves, 23 de septiembre de 2021
Tecnología
Equilibrar rentabilidad y credibilidad con una gestión óptima del almacén
La gestión de inventarios es la piedra angular de la rentabilidad de muchas pymes. Gracias a las herramientas de previsión y planificación que proporciona el software ERP, es posible mantener el control y equilibrio del stock. Y, con ello, hacer que el almacén sea, de verdad, una fuente de ahorro.
Redacción TICPymes09/09/2021

Si bien la rentabilidad es el objetivo principal de una gestión óptima de inventario, la credibilidad de los clientes también está en juego si los productos se agotan con frecuencia. O si no aparecen en el stock habitual. O si, se encuentran dificultades para hacer un pedido. En este sentido, desde la firma española de ERP para pymes, Datisa, se asegura que lo importante es mantener siempre la cantidad adecuada de producto, conforme a su volumen de negocio.

Por eso, una gestión optima de inventarios, requiere de un conocimiento profundo de las cantidades necesarias para el buen funcionamiento de la actividad comercial. El ERP permitirá a las pymes evitar la escasez o el excedente de productos. Y, con ello, minimizar los costes de almacenamiento. El propio Pablo Couso, director comercial de Datisa, asegura que “el ERP actúa como un asistente en la gestión óptima del stock ya que apoya en la implementación de procesos orientados a mejorar su eficiencia y rentabilidad”.

En términos generales un software ERP ayuda a solucionar problemas relacionados con la gestión de inventarios. Y, con ello, permitir un mayor control de las mercancías que entran y salen del almacén. Pero, además, utilizar un ERP para gestionar el stock permitirá a las pymes:

Tener, en todo momento, una visión global de la situación: es decir, disponer de información precisa y siempre actualizada sobre el estado de situación de sus existencias. Cerrar para inventariar es cosa del pasado. Ya no es necesario esperar hasta el final del año financiero para saber qué hay exactamente en el almacén. Ni qué valor tiene la mercancía almacenada. El ERP proporciona información detallada sobre las cantidades de cada producto, su ubicación y precio, en tiempo real, y facilita la entrada de datos de los diferentes movimientos de almacén. Puede anticipar los artículos que se van a pedir. O facilitar la toma de decisiones comerciales para liquidar una cantidad excesivamente grande de determinados productos.

  • Facilitar los métodos de gestión de inventario determinado por la organización.El ERP es un sistema flexible que puede adaptarse a diferentes modelos de gestión.
  • Mejorar la eficiencia de los empleados. Una buena gestión del inventario mejora el trabajo de los empleados. Pero, también, la calidad del servicio que se presta al cliente. ¿Qué pasa con el tiempo que los operarios dedican a buscar una ubicación concreta? ¿O a identificar la cantidad de productos que hay en stock? ¿Alguna vez has escuchado algo así como “aparece en el stock, pero no lo encuentro”? Un ERP proporciona a todos una información única sobre el listado de existencias.
  • Reducir el desperdicio. En los procesos de gestión de inventarios hay muchas tareas repetitivas y que no aportan valor añadido. Al utilizar un ERP para optimizar el control del inventario, estas tareas se reducen drásticamente.  Por otra parte, esta optimización de la gestión forma parte de un proceso de mejora continua que reduce el desperdicio y la pérdida de tiempo y recursos. Se trata de incorporar pequeños cambios en los hábitos y operaciones cotidianas que provocan consecuencias muy positivas para la rentabilidad financiera. También para la gestión eficiente de los recursos humanos.
  • Incrementar la credibilidad del cliente. La rentabilidad es el principal objetivo de la gestión óptima de un almacén. Pero, la credibilidad del cliente está directamente relacionada con esta rentabilidad. De forma que, a mayor credibilidad, mayor rentabilidad. Si la organización es capaz de transmitir al cliente seguridad, confianza, certidumbre, … a cambio recibirá la “recompensa” del propio cliente en forma de mayor índice de fidelización, e incremento de las compras.