EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
jueves, 23 de septiembre de 2021
Tecnología
El miedo a ser una carga digital provoca que la tercera edad corra más riesgo en Internet
Una investigación de Avast revela cómo son las actitudes de la población española respecto a Internet en el marco de un estudio sobre la ciudadanía digital global. El estudio constata una correlación directa entre el tiempo que se pasa en Internet y la confianza online
Redacción TICPymes07/09/2021

La empresa especializada en seguridad digital y privacidad, Avast, ha descubierto que, aunque nueve de cada diez personas afirma que Internet es importante para su vida, los niveles de confianza en Internet disminuyen con la edad. Esta falta de confianza hace que se dedique menos tiempo a Internet, lo que supone una pérdida de oportunidades para los ciudadanos digitales. Esta investigación forma parte de un amplio estudio global desarrollado con la compañía internacional de investigación de mercados YouGov y Forsa, sobre las tendencias globales de la ciudadanía digital.

La confianza en Internet disminuye con la edad

Al margen de las tareas relacionadas con el trabajo, el estudio ha revelado que los españoles de entre 18 y 24 años son los que más tiempo pasan en Internet, con un 38% de ellos dedicando más de tres horas al día, en comparación con el sólo el 19% de las personas de 55 a 64 años y el 24% de las mayores de 65. A nivel global los porcentajes son más altos: un 51% de los usuarios de entre 18 y 24 años pasa más de tres horas al día en Internet, mientras que entre los de 55 a 64 el porcentaje baja al 31% y en los mayores de 65 se queda en el 30%.

Los resultados apuntan a una correlación directa entre el tiempo que se pasa en Internet y la confianza en la red. A nivel general, el 69% de las personas se sienten seguras en Internet, pero esta confianza disminuye con cada grupo de edad y se reduce al 59% en los mayores de 65 años.

El estudio ha revelado que las tareas relativamente sencillas son las que más cuestan a los usuarios. Los tres problemas más importantes identificados son: el ajuste de la configuración de privacidad, la realización de copias de seguridad de los archivos y la resolución de problemas y ventanas emergentes en el ordenador.

"Es positivo ver que se registran niveles tan altos de confianza en Internet”, señala Jaya Baloo, directora de Seguridad de la Información de Avast. Sin embargo, no podemos ignorar las diferencias que vemos en esta confianza en función de la demografía y debemos tener en cuenta a las generaciones mayores al hablar de educación digital. Nosotros, como industria, tenemos que ser facilitadores para los ciudadanos digitales más vulnerables, y compartir el conocimiento online tiene que formar parte de las conversaciones familiares. Las generaciones más jóvenes,

en concreto, han desempeñado un papel esencial a la hora de ayudar a sus padres y abuelos a navegar por el mundo online, lo que vemos confirmado por nuestra encuesta".

La mayoría de los que no se sienten seguros en Internet dicen que esto les molesta (45%), y seis de cada diez (64%) admiten sentirse como una carga si tienen que pedir ayuda a otros. Sin embargo, estas preocupaciones podrían ser erróneas ya que los sentimientos más comunes expresados por los que ayudaron a otros en Internet fueron positivos: sentirse útiles (57%), valorados (27%) y orgullosos (26%).

Aumenta la ayuda intergeneracional

Cuatro de cada diez usuarios pertenecientes a las generaciones mayores (el 42% de los mayores de 55 años y el 38% de los mayores de 65 años) admite que le gustaría recibir ayuda online de los miembros más jóvenes de la familia, y, efectivamente, el estudio revela que es la generación más joven la que más ofrece este tipo de ayuda. El 54% de las personas que han ayudado a otros con Internet, ayudaron a sus padres, frente a sólo un 16% que ha tenido que ayudar a sus hijos.

Esta ayuda intergeneracional se correlaciona con la preocupación de las personas por sus familiares mayores, ya que el 27% expresa su preocupación por sus padres en Internet, y el 45% la expresan por sus abuelos.

Está claro que, aunque la gente está preocupada por su propia seguridad en Internet (el 30% está ligeramente preocupada y el 57% muy preocupada), también lo está cuando piensa en sus padres o abuelos. El 83% registró niveles de preocupación por la seguridad de sus padres, que aumentó al 85% desde el inicio de la pandemia, y el 86% se preocupó por sus abuelos, cifra que incrementó al 91% desde la pandemia.

Preocupaciones en Internet que frenan a la gente a la hora de conectarse

En cuanto a las preocupaciones online, el robo de identidad es la principal para todos los grupos de edad (45%). Le siguen de cerca el robo de contraseñas (30%) y la infección por virus (23%). Curiosamente, estas preocupaciones difieren un poco cuando se pregunta por los riesgos a los que se enfrentan sus familiares de más edad. Por ejemplo, al 40% de las personas les preocupa que sus padres puedan ser víctimas de un sitio web falso, y a otro 40% que puedan serlo de un robo de datos personales.

Estas preocupaciones online frenan a mucha gente a la hora de hacer cosas online, como la gestión a través de banca online o la participación en redes sociales. El 73% de las personas afirma haber decidido no hacer algo en Internet por motivos de seguridad y privacidad; este nivel es mayor entre las mujeres (76% frente al 70% de los hombres). Las principales cosas que estos temores impidieron hacer a la gente son:

  • El 42% decidió no descargar determinados archivos o contenidos
  • El 39% no utiliza el Wi-Fi público
  • El 36% no configura cuentas online con datos personales
  • El 33% ha evitado comprar algo en Internet
  • El 23% no comparte cosas en las redes sociales

En total, un 26% de las personas considera que no tiene suficientes conocimientos sobre cómo protegerse en Internet. Este porcentaje es más alto entre las generaciones más jóvenes y las de mayor edad: el 29% de los jóvenes de 18 a 24 años, el 31% de los de 55 a 64 años y el 35% de los mayores de 65 años.

En cuanto a las medidas que se toman para protegerse en Internet, el 79% dispone de software antivirus, el 59% utiliza un cortafuegos y el 38% una VPN. De los que no tienen software antivirus, el 9% admite no saber qué es y el 23% no sabe cómo instalarlo, cifra que aumenta con la edad hasta el 26% entre las personas de 55 a 64 años y el 45% entre los mayores de 65.