EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 12 de mayo de 2021
Tecnología
Las TIC preparan una respuesta al esperado auge del sector de las energías renovables
Según IFS, las tendencias que marcarán el sector en 2025 son los esfuerzos por alcanzar objetivos sostenibles y la captación de nuevas vías de “negocio verde”
19/01/2021

IFS, compañía global de aplicaciones empresariales y especialista en soluciones destinadas al sector energético, identifica tres áreas clave de desarrollo tecnológico para este sector fundamental para cualquier economía. En su opinión, inteligencia artificial, machine learning y los denominados “gemelos digitales”, marcarán la agenda de las energías renovables en los próximos cinco años.  En línea con el reciente estudio del principal organismo internacional de la energía (IEA) estas tres tecnologías convertirán los datos en visiones inteligentes de la actividad y operativa diaria de este su negocio.

Los datos de IDC apuntan en la misma dirección, hacia el área de especialización de IFS, e indican que más del 50% de las empresas de utilities aumentarán sus inversiones en automatización de operaciones, con tecnologías Edge, inteligencia artificial y aprendizaje automático, doblando así su presencia en el área de mantenimiento proactivo y predictivo hasta 2025.

Si bien 2020 ha sido un año sombrío en muchos aspectos para toda la economía, hay motivos para el optimismo en este sector, sobre todo cuando se observa el crecimiento imparable de energías renovables, como la solar fotovoltaica (PV), eólica o hidroeléctrica, entre otras. 

Precisamente, de enero a octubre de 2020, la capacidad renovable global batía récords históricos, con un fuerte crecimiento del 15% con respecto al mismo período del año pasado. En esta línea se prevé que, en términos de nuevas inversiones para impulsar la capacidad, las energías renovables seguirán siendo la fuente de energía de más rápido crecimiento hasta 2025.

“Previsiblemente, el crecimiento de las energías renovables se verá impulsado por empresas conjuntas multidisciplinares y diversas asociaciones entre agentes de la industria. En 2021 y más allá, veremos un número creciente de importantes empresas de energía y utilities que se asociarán con negocios ágiles, que abarcan desde empresas establecidas hasta nuevas empresas más pequeñas, en un esfuerzo por alcanzar ambos objetivos de reducción de las emisiones y creación de nuevas fuentes de ingresos, a largo plazo” afirma Colin Beaney, vicepresidente de IFS.

Una gran prueba de ello es el impulso a nivel mundial de proyectos como el llevado a cabo por el fabricante de motores Rolls-Royce, que cuenta con el respaldo del Laboratorio Nuclear Nacional del Reino Unido, y que tiene por objeto la construcción de 16 minicentrales nucleares, que favorecerán la creación de 6.000 nuevos puestos de trabajo para 2025 y otros 15.000 para 2035, además de una significativa contribución a los compromisos de carbono cero de la nación.

Un reto al que España ha querido sumarse, con importantes proyectos como la construcción del complejo eólico Delta de 335MW en Aragón, el proyecto fotovoltaico Valdesolar de 264MW en la región de Extremadura; la planta fotovoltaica Talasol de 300MW o el aumento previsto de 500 MW en la capacidad renovable gracias a la suma de volúmenes de las principales eléctricas españolas.

Retos y acciones emergentes

Asimismo, según el último informe elaborado por, IDG Research en colaboración con IFS Ibérica, en el que las empresas de España y Portugal del sector analizan los retos, las implicaciones y las acciones a las que se enfrentarán en esta área en constante crecimiento, destacan la aparición de ineficiencias fruto de la descompensación en el ritmo de crecimiento de las propias operaciones con respecto a los recursos para gestionarlos. De esta manera, se genera un desfase significativo entre la agilidad del negocio y la capacidad de respuesta, dando pie a una gran variabilidad de precios, la aparición de incidencias impredecibles y una cadena de suministro inestable. 

Además, cabe destacar, la falta de coordinación entre los actores del sector, que evolucionan cada uno en una dirección diferente provocando la heterogeneidad de tecnologías entre los parques y herramientas, haciendo la gestión más compleja. Por último, se identifica la ausencia de una visión integrada y compartida entre todas las partes que potencie la evolución del negocio que se da, tanto por crecimiento orgánico (entre las empresas ya existentes) como por la adquisición de empresas, haciendo imprescindible una correcta coordinación para evitar la desinformación y la coexistencia de diferentes culturas desiguales dentro de un sector único con un gran potencial. 

Con todo ello, las compañías coincidieron en la necesidad de adoptar un enfoque proactivo en el mantenimiento de los parques para ganar visibilidad temporal, así como establecer mecanismos de planificación y control de costes que permitan evitar el desajuste entre ellos. Además, señalaron la importancia de acabar con los silos de información facilitando que las diferentes áreas de negocio tengan una visión única de la actividad de la organización alcanzando objetivos comunes, bajo procedimientos y herramientas de software integradas.

Nuevas vías de negocio: la proliferación de DER (recursos energéticos distribuidos)

La industria, así como los hogares privados, buscan nuevos métodos para complementar su suministro de energía primaria con paneles solares y sistemas geotérmicos pasando por alto cada vez más a las empresas de energía tradicionales. Todo ello, da lugar a la perdida de la fuente de ingresos constante para estas, lo que nos lleva a la siguiente tendencia que surge de la aparición de nuevas oportunidades para capturar nuevas fuentes de ingresos.

De esta forma desde IFS, se detecta un cambio en los actores de energía y utilities quienes cada vez más, se servirán de sus economías de escala, su fuerza laboral de servicio y su gran alcance, para ofrecer más opciones, mejores planes de pago para cubrir los costes iniciales y un servicio más oportuno y personalizado. 

“Esta tendencia, además de reducir la factura de energía, permitirá también a los consumidores beneficiarse de la reducción de costes de mantenimiento y la tranquilidad de saber que están haciendo negocios con una empresa regulada y certificada” afirma Colin Elkins. 

No obstante, esta reinvención obligará a las empresas a hacer frente a cientos de miles de nuevos activos a pequeña escala, a los que monitorizar y dar servicio, obligando a las empresas de energía a hacer un esfuerzo tecnológico con nuevas herramientas inteligentes y predictivas para garantizar la excelencia en el servicio ofrecido a sus clientes. 

 

Computing 802