NOTICIAS

Dos de cada tres pymes españolas consideran la incorporación de herramientas de IA como ChatGPT



Dirección copiada

El Gobierno ha aprobado una inversión de 650 millones para programas de impulso y adopción de IA en pymes

Publicado el 27 may 2024



IA pymes

El Consejo de Ministros ha aprobado la nueva Estrategia de Inteligencia Artificial (IA) en España, que contempla una dotación de 1.500 millones de euros para 2024 y 2025 y cuyo objetivo es reforzar y desarrollar las palancas para seguir posicionando a España en IA de una forma más potente y eficaz. Como uno de los principales pilares de esta inversión, se destinan 650 millones para programas de impulso y adopción de IA en pymes, a través de los programas del Kit Digital (para digitalización de empresas); y otros 400 millones con cargo al Fondo Next Tech, destinado a proyectos innovadores de IA, entre otros.

A pesar de que la irrupción de la Inteligencia Artificial ha cogido a muchas compañías a medio camino en su proceso de digitalización, el 65% de las pymes españolas ya considera el uso de herramientas de IA generativa como ChatGPT entre las tecnologías emergentes necesarias para afrontar el reto de modernizarse. En un entorno empresarial marcado por preocupaciones significativas en cuanto a seguridad y cumplimiento normativo,  donde muchos países están adoptando estándares para la facturación electrónica y la presentación de informes financieros digitales, las pymes están apostando por llevar sus entornos profesionales a la nube, destacando el almacenamiento, gestión y copia de seguridad de documentos y datos en un 47%, y priorizando proveedores con experiencia en ciberseguridad y mantenimiento de infraestructuras críticas.

La pyme española aumenta la inversión en tecnología en su camino hacia la factura electrónica

La pyme española lleva años inmersa en el proceso de digitalización. En 2022, antesala a la entrada en vigor de la Ley Crea y Crece, las pequeñas empresas generaron el mayor volumen de facturas electrónicas a nivel nacional, representando el 36,17% del total, mientras que las medianas empresas ocuparon el segundo lugar, con el 27,48% del total**. En la era digital actual, la inteligencia artificial y la factura electrónica continúan consolidándose como herramientas fundamentales para agilizar los procesos administrativos, mejorar la eficiencia y reducir costes en las pymes.

En España, se han dado pasos para su implantación paulatina, si bien, es ahora cuando empezará a ser obligatoria para la mayoría de autónomos y pequeñas empresas, tal y como se estableció en la Ley 18/2022, de 28 de septiembre, de creación y crecimiento de empresas, conocida como la Ley Crea y Crece. Tal y como indica su artículo 12, “todas las empresas y autónomos deberán expedir y remitir facturas electrónicas en sus relaciones comerciales con otras empresas y autónomos”. Será en 2025, cuando los autónomos y pequeñas empresas, cuando las que facturen menos de 8 millones de euros tendrán la obligación de usar facturación electrónica.

Con esta nueva obligación, habrá una serie de novedades importantes, como tener que incorporar nuevos campos e información de forma obligatoria en la factura electrónica como el estado de cobro o pago de las facturas, un código QR asociado o referencias de si la factura puede ser verificada en la sede electrónica de la Agencia Tributaria. Se prevé que, además de las soluciones de software habituales de facturación del mercado, Hacienda habilitará una herramienta para que las empresas y autónomos puedan hacer sus facturas online, con las nuevas características como indica la ley.

Una realidad inminente ante la que todavía les queda mucho camino por recorrer al 47% de las pymes españolas que todavía presenta un nivel bajo o mínimo de adopción digital. Sin embargo, conscientes de la necesidad, el 45% de ellas afirma que esperan una inversión en tecnología alta o muy alta, por ser un elemento crítico para la competitividad. Así, la IA juega un papel clave para que las pymes puedan acceder a las ventajas de esta revolución digital en la mejora de procesos rutinarios, eficiencia y productividad y estén preparadas para asumir con garantías el reto que supone la obligatoriedad de la factura electrónica.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5