EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
sábado, 21 de septiembre de 2019
Marketing
El consumo consciente pone en jaque al sector de alimentación y bebidas
Por Colin Elkins, Global Industry Director, en IFS
Redacción TICPymes09/09/2019

Los consumidores dan cada vez más importancia al origen de sus alimentos y a si se han producido de una forma ética y sostenible. También les preocupa qué sucede con los materiales plásticos del envasado, cuáles acaban en un vertedero y cuáles contribuyen a los volúmenes de microplásticos de los océanos.

Se están desarrollando una serie de iniciativas tecnológicas de amplio alcance, pero preliminares, para ayudar a las principales asociaciones de comercializadores de alimentos a satisfacer la demanda de sus clientes mediante un envasado más respetuoso con el medio ambiente y de una mayor visibilidad de la cadena de suministro. Estos esfuerzos parecen dirigidos a asegurar que las compañías que dominan este sector en la actualidad continúen haciéndolo en el futuro. Pero parece más probable que mientras las marcas principales abordan estos cambios, una serie de nuevas compañías y productos les roben cuota de mercado, forzando a los líderes globales a reajustarse.

  • Un estudio de 2018 del instituto Food Marketing Institute & Label Insight reveló que el 75% de los compradores cambiaría a una marca que les proporcionara una información de producto más detallada de la que se facilita en las etiquetas - con un incremento significativo respecto al 39% de los compradores en 2016. 
  • En 2017 un estudio de Ingredient Communications sugiere que el 75% de los compradores pagaría un precio adicional por alimentos con un “etiquetado más claro” – con ingredientes simples y sencillos que el consumidor pueda reconocer y confiar. 
  • Otro estudio de Packaged Facts ha revelado que en grupos demográficos importantes que incluyen a los Millennials, a la Generación X, a los compradores hispanos y asiáticos, y a los hogares con unos ingresos iguales o superiores a 100.000 dólares, es más probable que compren productos con un “etiquetado transparente”.

Las Marcas Principales se han Convertido en Amigos-Enemigos 

Los expositores de las tiendas de alimentación en todo el mundo están dominados por un pequeño conjunto de compañías de productos de consumo envasados, a menudo con deficiencias en estas áreas de responsabilidad social corporativa. Los productos más conocidos desde hace décadas y que han realizado inversiones multimillonarias en publicidad deben rediseñarse ahora en su totalidad. O bien, de forma alternativa, las grandes empresas del sector se deben diversificar con productos más frescos y saludables y con un envasado más ecológico. Una importante comercializadora, Sopas Campbell, ya lo ha intentado sin éxito, después de realizar una agresiva iniciativa de fusión y adquisición en el área de alimentos frescos. Posteriormente optaron por batirse en retirada porque no estaban seguros de que su compañía, asociada desde hace largo tiempo a sus productos tradicionales de concentrados de sopa enlatados, pudiera incorporarse a la categoría de alimentos frescos.

Soluciones Prácticas Ya 

OpenSC utiliza la tecnología Blockchain para permitir a los usuarios escanear el código QR de un producto o de un menú de un restaurante para ver toda la información del histórico de un alimento. Nestle, Procter & Gamble, PepsiCo y otras grandes compañías del sector están colaborando con Loop, con el objetivo de sustituir los envases de un solo uso por envases reutilizables que se entregan en los hogares.

No obstante, una de las principales barreras para que estas grandes compañías puedan satisfacer la demanda de los consumidores conscientes es que el software en el que se soportan sus operaciones de negocio, desde un punto de vista financiero, está desconectado de los sistemas que se utilizan para la provisión de sus materias primas, la formulación de sus secuencias de producción y la fabricación de sus productos. 

Esta desconexión significa que los directivos no pueden ver fácilmente cómo la reformulación de un producto, para que tenga un etiquetado más claro, afectará a sus ingresos. Asimismo, estos sistemas de software a nivel de empresa no se han diseñado para realizar fácilmente el lanzamiento de nuevos productos, y su introducción en el régimen de pruebas de control de calidad, su programación en la planta y las secuencias de producción que condicionan los procesos de compras y fabricación pueden ser costosos y laboriosos.

Igualmente, el hecho de trabajar con productos más frescos y perecederos en lugar de productos e ingredientes más estables, con unos mayores plazos de almacenamiento, significa que un productor de alimentos debe tener la capacidad de planificar la producción de los pedidos diariamente, y la planificación y programación es una de las cosas en las que las soluciones de software empresarial como SAP tienen más dificultades para su ejecución.

Tendrán dificultades para gestionar unos plazos menores de almacenamiento para una reducción global de materiales plásticos y de envasado. También tendrán dificultades para proporcionar a los consumidores una mayor visibilidad de la cadena de suministro. Un software empresarial rígido e ineficiente en estas áreas es una dificultad adicional que deberán abordar la grandes compañías de alimentación y bebidas. Los productos de alimentación tradicionales y consolidados, comercializados por compañías con una tecnología tradicional, son más vulnerables que nunca ante las compañías emergentes más ágiles, rápidas y agresivas.

Cómo Satisfacer los Requerimientos del Consumidor Consciente Ahora 

Mientras que las principales compañías de productos de consumo envasados constituyen alianzas y experimentan con la tecnología de Blockchain para soslayar el problema de la inadecuación de sus propios sistemas de software, las compañías emergentes con procesos más ágiles y flexibles están mejor posicionadas para facilitar, a los consumidores concienciados con su salud y con la sociedad, la transparencia que demandan. Igualmente, el software empresarial les aportará la agilidad que necesitan para gestionar alimentos más frescos, que requieren un menor plazo de almacenamiento y un envasado que les mantiene en buenas condiciones durante más tiempo.

La buena noticia es que estos nuevos factores que han entrado en juego en el sector de alimentación y bebidas, permitirán que nuevos competidores emerjan. Una oportunidad para que los equipos de dirección más innovadores, compitan por batir a las grandes compañías y comercializar las opciones de productos frescos, respetuosos con el medio ambiente y con la información del seguimiento que demandan los consumidores conscientes.