EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 27 de octubre de 2021
Formación
5 claves para ejercer la enseñanza online
Implementar evaluaciones eficientes, conocer y entender bien a los estudiantes y mostrar habilidades sociales empáticas son algunas de las características imprescindibles para practicar una enseñanza online efectiva
Redacción TICPymes05/10/2021

La docencia es una de las profesiones que más ha evolucionado como consecuencia de la irrupción de la pandemia. De hecho, muchos profesores han tenido que adaptarse en los últimos tiempos y cambiar a la enseñanza en línea. En este sentido, hasta el 94% de los profesores afirma que adaptarse a ello les ha provocado cierto estrés en su día a día. Pero, ¿cómo pueden los instructores enseñar online de forma correcta y ver los beneficios de este formato? 

Para Ilse Lozoya, profesora de piano e instructora de Udemy con más de 71.000 estudiantes en todo el mundo, “una de las ventajas principales que aporta la formación online frente al formato tradicional es la flexibilidad de tiempo y espacio que ofrece. Gracias a ello, es posible encontrar la compatibilidad entre horarios, permitiendo tanto a estudiantes como a empleados formarse en cualquier momento y en cualquier lugar”.

Así, con motivo del Día Mundial de los Docentes -que se celebra hoy 5 de octubre-, Udemy, la plataforma de formación y enseñanza online líder en el mercado, en colaboración con la instructora Ilse Lozoya, comparte las 5 claves para ejercer la enseñanza online y disfrutar del proceso. 

  1. Desarrollar una metodología acorde al nivel de los estudiantes. En primer lugar, es de gran importancia conocer al detalle las características de los estudiantes con los que vamos a compartir nuestros conocimientos, con el objetivo de implementar las estrategias de enseñanza y formación correctas. Dependiendo de sus características, se necesitará hacer uso de unas técnicas u otras a la hora de presentar el contenido, así como establecer una rutina de apoyo y orientación personalizada para asegurar el éxito de la formación.
  2. Ampliar nuestros conocimientos sobre las nuevas tecnologías. Ni que decir cabe que el uso y conocimiento básico de las nuevas tecnologías es imprescindible para impartir la formación online. Ampliar las nociones sobre software y programar e iniciar correctamente videollamadas con nuestros estudiantes es fundamental. Para ello, existen multitud de cursos a distancia que nos pueden ayudar a familiarizarnos aún más con el entorno online y sacar el máximo partido a las herramientas que tengamos a nuestra disposición. Además, cabe mencionar que, para poder enseñar online, también es fundamental haber aprendido a distancia para empatizar al máximo con los estudiantes y comprobar de primera mano qué metodologías suelen funcionar mejor. Un aspecto que nos lleva al siguiente punto.
  3. Practicar la empatía. Saber ponerse en el lugar del otro y entender tanto sus inquietudes como sus miedos (algo no siempre fácil cuando nos encontramos al otro lado de la pantalla) es clave para que la enseñanza sea todo un éxito. Para conseguirlo, es importante que el instructor o docente sea capaz de detectar problemas a tiempo durante el proceso formativo a través de la comunicación directa con sus alumnos, en vez de practicar una comunicación unidireccional.
  4. Desarrollar una mentalidad de crecimiento o ‘Growth Mindset’. Desarrollar una motivación e inquietud por seguir aprendiendo nuevas habilidades y mejorar nuestros conocimientos es fundamental. El sistema de enseñanza cambia cada día, por lo que es muy importante continuar aprendiendo y renovando la experiencia casi cada día. Asimismo, desarrollar este tipo de mentalidad es de gran ayuda para desarrollar la innovación y la creatividad en cualquier entorno laboral.
  5. Implementar sistemas de evaluación eficientes. “Realizar una buena evaluación del estudiante y acompañarle en cada una de las fases del proceso formativo es fundamental para desarrollar una formación de calidad”, afirma Ilse Lozoya. Por lo tanto, es imprescindible realizar un seguimiento a los estudiantes para ver si el estudiante es capaz de poner en práctica todo lo aprendido. En este seguimiento, se deberá dar a conocer los aspectos a mejorar, así como destacar sus puntos fuertes. Esto será clave para mantener su motivación y animarles a seguir formándose a lo largo de su vida.