EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
sábado, 22 de febrero de 2020
Formación
Cómo proteger tu red en el apogeo del 5G
Un artículo de opinión de Carlos Sanchiz – Manager de Arquitectura de Soluciones, Amazon Web Services.
Redacción TICPymes04/02/2020

En ámbitos que van desde vehículos interconectados totalmente autónomos hasta la explosiva proliferación de dispositivos para el Internet de las Cosas, las redes inalámbricas de 5ª generación (5G) se están erigiendo en la base capaz de abrir las tecnologías emergentes de hoy en día a todo el público. De hecho, la GSM Association, la asociación comercial que representa los intereses de los operadores inalámbricos, estima que para 2025, 1.400 millones de usuarios tendrán acceso a redes 5G.

Conforme el público se va familiarizando con las redes 5G, las organizaciones deben informar a sus clientes, empleados y al sector en general sobre las ventajas que representa esta tecnología. Estas organizaciones también deben dejar clara la necesidad de contar con mayores medidas de seguridad para protegerse ante el incremento en los volúmenes de datos. Pero ¿qué es exactamente el 5G y cómo repercutirá en las operaciones empresariales y el funcionamiento de las organizaciones en términos de ciberseguridad?

A la altura de las exigencias del 5G

La tecnología móvil desempeña una labor esencial en nuestra vida cotidiana y las redes 5G representan el siguiente paso en su evolución. Las redes 5G ofrecen una velocidad hasta 100 veces superior a la de sus predecesoras, las 4G, con una latencia hasta 10 veces menor. Además, las redes 5G son capaces de operar con más conexiones, sin que ello resulte en una pérdida de ancho de banda, como sucedía con las redes de baja frecuencia, como las 3G. En el momento de su lanzamiento, las redes 5G serán hasta 5 veces más rápidas que las mejores redes 4G y se prevé que extiendan la autonomía de los dispositivos hasta en 10 veces y que reduzcan el consumo eléctrico de las redes centrales en hasta un 90%.

La principal razón que ha llevado al desarrollo de las redes 5G y su subsiguiente proliferación por toda Europa es la demanda que crean usos como el Internet de las Cosas, que está llevando a consumidores y organizaciones a necesitar más rendimiento y más servicios basados en datos. Esto se ha hecho evidente durante los últimos meses, con el teleoperador suizo Swisscom convirtiéndose en el primero en Europa en poner en servicio su red 5G, seguido por el operador británico EE en mayo. Desde entonces, Vodafone también ha puesto en marcha sus propias redes 5G, no solo en el Reino Unido, sino también en España e Italia.

Toda una nueva oferta de servicios

El 5G ofrecerá a las organizaciones un punto de partida desde el que acceder a nuevas oportunidades de negocio. Creará la capacidad y ancho de banda necesario para desarrollar aplicaciones nuevas en áreas como la realidad virtual, la realidad aumentada y la inteligencia artificial. Será la primera generación de red móvil capaz de ofrecer comunicación entre máquinas, así como la provisión de servicios innovadores que van desde comunicaciones de red convergentes hasta el análisis de datos en tiempo real y el IoT.

Los vehículos totalmente autónomos son otro ejemplo de cómo las redes 5G pueden transformar toda una industria. Así, estas redes serán fundamentales para ofrecer el ancho de banda necesarios para alimentar la gran cantidad de automóviles conectados que se espera en las carreteras, permitiendo que estos vehículos se comuniquen entre sí y con el resto del entorno que los rodea, desde semáforos inteligentes hasta servicios de mapas y navegación, e incluso con peatones. De un modo similar, en el mundo de la sanidad, las redes 5G ofrecerán transferencias más rápidas de los expedientes de los pacientes, y la posibilidad de utilizar soluciones para cirugía en remoto y monitorización de pacientes.

La repercusión en la red

Mientras los proveedores de telefonía van instalando las infraestructuras necesarias para hacer posibles sus redes 5G, los fabricantes de dispositivos móviles están diseñando dispositivos compatibles con estas tecnologías y capaces de operar en estas redes, que ofrecerán un mayor ancho de banda, una mayor capacidad y permitirán utilizar dispositivos que hagan un uso más intensivo de los datos. Esto significa que las posibles amenazas de seguridad que afectarán a las redes 5G serán diferentes a las que hemos visto en redes 4G. A medida que el volumen de los datos continúe aumentando, la seguridad debe convertirse en una de las principales prioridades, pasando por implantar soluciones que garanticen la seguridad de los datos en todos los puntos de estas nuevas redes.

La adopción de nuevas tecnologías como el IoT está abriendo nuevas oportunidades para la innovación, la creatividad y el crecimiento empresarial. Algunas aplicaciones pronto dependerán completamente de una conexión 5G, como las prendas inteligentes, los dispositivos protésicos y los hogares conectados. Esto significa que las empresas necesitan estar más atentas e implementar las estrategias de seguridad escalables e inteligentes que las protejan frente a caídas de la red o interrupciones.

Protegiendo los datos

Este incremento en la conectividad requerirá un cambio de mentalidad con el fin de garantizar que nuestras defensas de ciberseguridad son resistentes a todo tipo de filtraciones. La seguridad deberá ser integral en todos los puntos de la red y es en este ámbito en el que el cifrado desempeña una labor crucial. Cada paquete de datos que circule por la red tendrá que estar cifrado y monitorizado, tanto en tránsito como en reposo. Será necesario confirmar e identificar esos datos para garantizar que la seguridad es óptima y que los datos están protegidos frente a actores malintencionados.

Las oportunidades que las redes 5G traen consigo son indiscutibles, ya que permitirán al mundo entrar en una nueva era de conectividad. No obstante, deberemos dar con un equilibrio en el que también garanticemos que contamos con las soluciones de seguridad necesarias para proteger los flujos de datos que circularán por estas redes. Las organizaciones deben ser conscientes de las necesidades en materia de seguridad que las redes 5G traen consigo y, para garantizar su seguridad, pueden trabajar en colaboración con organizaciones como Amazon Web Services (AWS), que puede ayudarles a sustentar su crecimiento y garantizar que la seguridad sea una de las principales prioridades de su negocio. En AWS, la seguridad es un elemento integral del propio tejido de nuestros servicios para la nube y también lo es frente a las redes 5G. Escoger el proveedor en la nube adecuado que pueda escalar al mismo tiempo que un negocio facilita que las organizaciones puedan proteger a sus clientes y sus datos y se adapten al aumento de conectividad que las redes 5G traerán consigo.