EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
lunes, 30 de noviembre de 2020
Formación
Frustración o tristeza: el impacto emocional de los que cumplen las normas de distanciamiento social
Tras el confinamiento, todos teníamos ganas de quedar y disfrutar con amigos y familiares
21/07/2020

Nos encontramos en plena fase de desescalada aunque, en algunos lugares, en reescalada. Pese a ello, se siguen permitiendo reuniones con familiares y amigos. Los rebrotes no paran de crecer en todo el país y muchos ven con temor cómo serán los próximos días. Si se volverá a un confinamiento o no, o si habrás más restrhicciones. 

El cumplimiento del distanciamiento social puede provocar frustración, tristeza o ansiedad

Evidentemente, todos, tras el confinamiento, todos estábamos deseando realizar planes con la familia y amigos. Sin embargo, hay una "nueva normalidad" y esa "nueva normalidad" implica que, si esas personas con las que nos reunimos no son convivientes, hay que ponerse la mascarilla si estamos cerca, o guardar la distancia de seguridad. Esto es complicado en diversas situaciones, como en una terraza, comiendo, y en todas, es siempre molesto. Es aquí cuando se da la situación de los que se podrían llamar “los cumplidores”. Son aquellos que realizan sus reuniones respetando la distancia de seguridad o, en el caso de que no se pueda, utilizan la mascarilla, con el fin de prevenir contagios. Estas personas ven cómo sus conocidos, amigos, familia… están disfrutando de un verano “normal” y ven fotos de ellos abrazándose a sus amigos, comiendo sin distancia con familia, etc. Cuando se enfrentan a estos y comentan la necesidad de guardar distancia social, son tildados de extremistas e incluso de paranoicos (cuando en realidad están haciendo lo correcto). Todo esto provoca un estado de frustración, tristeza, nerviosismo, e incluso ansiedad, etc. ¿Qué impacto emocional puede tener esta situación? Gabriela Paoli, psicóloga, analiza este contexto y da las claves para poder sobrellevarlo. 

Que la distancia social no provoque distancia emocional

“Siempre digo que hay que lograr que la distancia social no provoque distancia emocional. Hay que tener en cuenta que no todos pensamos, sentimos y actuamos igual. Frente a una misma situación, no todos procedemos de igual manera” analiza Gabriela Paoli. La experta considera que es clave aceptar la gestión que hacen los demás sobre el distanciamiento y normas. Sin embargo, el hecho de tener que decidir no quedar con amigos o incluso con la familia puede tener un impacto emocional sobre estas personas. Apareciendo sentimientos de incomprensión, rabia, impotencia y gran desconcierto. Todo ello puede tener consecuencias también a nivel social ya que estas personas desean protegerse y cuidarse y llegan a evitar reuniones o situaciones que consideran de riesgo. Esto puede llevar a sentir aislamiento y exclusión dentro del núcleo familiar y grupo de amigos. El hecho de no querer salir para nada, dejar hacer todas la actividades, y sentir apatía, tristeza, desmotivación, si se mantienen en el tiempo, pueden provocar trastornos emocionales o psicosomáticos graves.

Informarse cómo va a ser la reunión o evento al que vamos a asistir para evitar conflictos

La ciencia afirma de manera cada vez más rotunda que vida social y salud individual son dos esferas que están íntimamente relacionadas. Esta pandemia nos ha enseñado, en otras cosas, lo profundamente necesario que es el contacto físico para las personas. “Entonces, como plantean los estoicos con su dicotomía del control, sólo podemos ejercer control sobre nuestros pensamientos y actos. Los de los demás no es una nuestra responsabilidad” analiza Paoli. Teniendo siempre en cuenta esto y, tomándolo como punto de partida, lo ideal es evitar entrar en conflictos, reflexiones o discusiones, sería lo más sano y acertado. Sin embargo, para evitar llegar al punto de dejar de disfrutar de encuentros es conveniente anticiparse a situaciones desagradables. Así, es aconsejable informarse antes sobre cómo está organizado el evento o reunión, cuántas personas van, posible distancia que habrá, etc. Y, de ese modo, aclarar tus necesidades o preocupaciones para poder tomar la decisión de asistir no. Lo importante es ser conscientes de que el afrontamiento psicológico de esta situación generada por el COVID, requiere por nuestra parte de una respuesta activa y adaptativa importante. 

Buscar amigos o familiares que también sean “cumplidores”

Es sumamente recomendable, en pos de mantenerse activos y con bienestar, buscar amigos o familiares que sean más afín a nuestra posición para evitar sentir soledad, aislamiento o tristeza. Resulta importante salvaguardar nuestra parte emocional en tiempos difíciles, manejar de forma positiva las circunstancias, con una actitud positiva y proactiva siempre puesta en lo que suma, en lo que aporta, para evitar sentir que el distanciamiento social que deseamos mantener se sienta como distanciamiento emocional. 

Focalizar en los momentos agradables y buscarlos

Por último, ante las dificultades es recomendable generar, facilitar y propiciar emociones agradables ya que nos harán más resistentes ante la adversidad “anímate a vivir este momento tan especial, a crear recursos y estrategias para crecer y maravillarte de tu propia capacidad de aprendizaje y crecimiento”. En este aspecto Paoli aboga por focalizar en aquellas actividades que sí que podemos realizar como: reunirnos al aire libre, pasear, bañarse en el mar con distancia… Se trata de aprovechar lo que tenemos, que puede ser mucho y no centrarse en lo negativo.