EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 18 de mayo de 2022
Emprendedores
Tips para invertir en un proyecto digital exitoso
¿Crees que necesitas invertir millones para construir una empresa que sea capaz de generarlos? Descubre cómo sacar adelante un proyecto con la mínima inversión.
Redacción TICPymes13/12/2021

Cada vez más personas renuncian a la idea de emprender por creer que hace falta una inversión inicial grande, sin darse cuenta de que su activo más importante es ellas, precisamente.

Marja Morante, copywriter y consultora de marketing, comparte las 3 claves principales para lograr un proyecto empresarial exitoso a pesar de arrancar con poco dinero. La transformación digital permite aprovechar el potencial de Internet para emprender de forma rápida y rentable sin grandes inversiones iniciales (si hablamos de dinero). Porque para sacarlo adelante lo que sí es imprescindible es que le dediques todo el tiempo y el esfuerzo necesarios.

Fórmate y aprende como si no existiera un plan B

Mucho más que el dinero o la idea, la formación y el aprendizaje son la materia prima del emprendedor. “Hay millones de personas pensando todo el tiempo en grandes ideas, pero lo importante es la ejecución. Y eso no solo se logra con talento, sino también con la preparación adecuada”, afirma Marja Morante, copywriter especializada en marketing digital, comunicación y posicionamiento. Y es que es para aprovechar las oportunidades que el entorno digital te ofrece puedes utilizar tus habilidades personales, tus destrezas y tus talentos, siempre que te hayas preparado, precisamente, para identificar estas oportunidades.

Diseña tu plan de acción

Un objetivo sin plan no es más que un sueño. Por eso cobra tanta importancia el diseño de un plan de acción. Para que un emprendimiento logre alcanzar cada una de sus metas es necesario que a corto plazo se realicen ciertas acciones, se perfilen las tácticas y establezcan las estrategias que, traducidas en tareas, llevarán hacia esos objetivos finales.

Comunica tu propuesta de valor con convicción y haz que el mundo sea capaz de percibirla

Para cualquier proyecto empresarial, sin importar su tamaño, es imprescindible contar con una propuesta de valor sólida, que atienda a necesidades reales y tenga un elemento diferenciador. Pero ser capaz de ponerlo en palabras y transmitirlo a ese mercado al que te diriges resulta igual de indispensable.

Negocios incipientes que no tienen un presupuesto extraordinario, de pronto han sido capaces de competir con los más grandes, sin tener que realizar grandes inversiones, porque han sabido cómo comunicar y plasmar su valor diferencial, lo que les ha llevado a construir auténticos imperios. Ejemplos como el de Timpers, un emprendimiento de zapatillas valencianas diseñadas por ciegos o el de Charuca, una emprendedora que combinó sus dos grandes pasiones (papelterapia y crecimiento personal) para inspirar a miles de mujeres a ser ‘jefas de sus vidas’, te muestran cómo un propósito es más valioso que el capital con el que inicies cualquier proyecto. Mira a Laura González, de Venture City, que pasó de ser la primera española empleada de Facebook a montar su propia plataforma de inversión, con la que ha levantado dos fondos valorados en 52,1 millones de euros y 75 millones, respectivamente. Esto te dice que no tienes que ser un Steve Jobs ni un Mark Zuckerberg para construir algo grande, también puede lograrlo una empleada.

Muestra de qué manera lo que ofreces se diferencia de lo que ya hay

Si tu emprendimiento o negocio se está abriendo paso en el competitivo entorno digital tiene que orientar su comunicación a mostrar de qué manera lo que ofrece se diferencia de aquello que ya existe en el mercado, pues el principal problema al que ahora se enfrentan los negocios no es la competencia, sino el ruido que los rodea. Y es que ha habido emprendimientos millonarios que han desaparecido por no haber sido capaces de mostrar el valor que aportaban a sus clientes. Proyectos que no han sabido surfear la ola de la digitalización replicando técnicas arcaicas en un mercado que se ha vuelto cada vez más humano, más exigente y comprometido con las marcas que promueven sus mismos valores y principios. Sin un porqué claro, sin un objetivo concreto y sin la disposición de aprender lo que sea necesario, ni todo el dinero del mundo te llevará a un proyecto exitoso. Para alguien que ofrece una solución real a un problema latente en el mercado el dinero nunca puede ser una excusa, según Morante.