EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
martes, 27 de septiembre de 2022
Emprendedores
10 países de África en los que deberían poner el foco las pymes españolas
Existen interesantes oportunidades para las empresas españolas de energía, construcción, salud, turismo, consultoría TIC y tecnología para digitalizar África y su aplicación en infraestructuras y el sector primario.
Redacción TICPymes24/05/2022

Pese a la pandemia y las consecuencias de la guerra, cada vez hay más y mejores oportunidades de negocio en África Occidental y Subsahariana para las empresas españolas y, especialmente las pymes, en un continente que previsiblemente superará este año a China en población para convertirse en el mayor mercado del mundo.

Según se puso de manifiesto en la jornada “África: el mercado emergente para las empresas españolas”, organizada por Gedeth Network y la Asociación de Empresas del Metal de Madrid (Aecim), con la participación de los expertos de InAfrica Strategy y Zurcom International, el mercado africano está emergiendo como una potencia mundial con atractivas oportunidades de negocio para las empresas españolas. Por una parte, por el crecimiento de su población y, especialmente, de su clase media consumidora y por una emergente generación de jóvenes emprendedores y startups (que han recibido más de 5.000 millones en inversiones en los últimos años) que miran más a Europa que a otros continentes.

Además, la consolidación del Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA), pese a las diferencias políticas entre los países, deberá afianzar la seguridad jurídica en los negocios y facilitar la creación de un mercado común de más de cincuenta países, 1.300 millones de personas y un PIB de más de 2.000 millones de dólares. Una interesante oportunidad para aquellas empresas que sepan detectar cuál es el valor que pueden aportar e identificar los canales para llegar a los mercados.

Analizando sectores de actividad con perspectivas de crecimiento en el África existen interesantes oportunidades para las empresas españolas ligadas a la construcción y urbanización de las ciudades, las infraestructuras (carreteras, trenes… para impulsar la conexión del mercado interior) la salud, el turismo, las energías, la consultoría TIC y las tecnologías, tanto para la digitalización de África como para la aplicación de tecnología en infraestructuras (agua, energía, transporte…) y el sector primario (agricultura, ganadería…).

Desde el punto de vista tecnológico, desde el Banco Mundial se ha marcado 2030 como fecha para que los Gobiernos de África dispongan de capacidad digital conscientes de que la transformación digital puede aumentar el crecimiento del continente en casi 2 puntos porcentuales por año y reducir la pobreza en casi 1 punto porcentual anual. La inversión prevista para la digitalización es de 25.000 millones de dólares a los que el Banco Mundial quiere sumar otros 25.000 millones del sector privado, para proyectos como la red troncal de fibra óptica entre la República del Congo y Gabón o el impulso de los centros tecnológicos de Ghana, por citar algunos. Internet y las ventas online están creciendo, por lo que hay oportunidades para llevar soluciones tecnológicas y de acceso a internet. O para aprovechar las oportunidades de outsourcing y agri food en Marruecos.

África es un mercado en expansión, que está recibiendo inversiones de China y de EE.UU y que Europa debería mirar cerca por las ventajas de estar conectado a un continente proveedor de materias primas como litio o silicio”, apuntaba Juan Millán, socio director de Gedeth Network. “Y, en el caso de España, hay que aprovechar la ventaja competitiva de nuestra cercanía, con Canarias como plataforma logística y con frontera terrestre en Ceuta y Melilla, las oportunidades multisectoriales en países como Marruecos y nuestra experiencia no colonialista para apostar por África como un mercado de oportunidades de futuro y de presente”, añadía.

“Las exportaciones españolas a diferentes países africanos no han dejado de crecer en los últimos años y ahora existe la oportunidad de repetir las buenas experiencias de negocio en el norte de África en países como Marruecos o Argelia, con países del eje subsahariano”, señalaba Jorge Simón, director del área de Comercio Exterior de AECIM.

La ventaja de África Occidental es que mira a Europa y con menos competencia de China. Además, ha habido muchos casos de éxito y, sobre todo, muchas oportunidades para las pymes, porque las grandes multinacionales están invirtiendo poco y haciendo poco seguimiento”, reconocía Dani Vives, CEO de InAfrica Strategy que recordaba que para hacer negocios en estos países “hay que saber hacer el seguimiento, encontrar el canal, saber tratar a la gente… para entra de forma correcta y eficiente, sabiendo que son mercados en los que hay que invertir tiempo y dinero, pero que van a dar muchas recompensas”.

Por su parte, Richard Zurba, CEO de Zurcom International, destacaba las oportunidades que existen de entablar los primeros contactos a través de las próximas ferias internacionales de negocio que se van a celebrar en diferentes países de África y explicaba que se trata de “un continente muy grande que no puede ser ignorado porque para mediados de siglo supondrá la mitad de la fuerza laboral del mundo” y que la previsión es que el mercado común mejore las economías hasta un 15% abriendo “numerosas oportunidades para las empresas españolas, no necesariamente en su área de experiencia principal sino descubriendo nuevas áreas de negocio”.

10 países para poner el foco

Durante la jornada se analizaron las ventajas, oportunidades y riesgos de diez países de África  donde las pymes españolas deberían poner el foco:

1) Marruecos. La cercanía y amplia presencia de compañías españolas convierten al país en un destino interesante para la primera experiencia en África, con interesantes oportunidades en outsourcing TIC, aeronáutica, agri food y las industrias de farma, automoción y textil.

2) Sudáfrica. Es la segunda economía africana y concentra el 75% de empresas del continente, aunque está teniendo crecimiento más lento, pero con mayor diversificación y sofisticación. La facilidad para iniciar negocios le convierte en un país muy interesante para acceder a otros países colindantes.

3) Costa de Marfil. Actúa como hub, con un crecimiento constante de entre el 9% y 10% anual en la última década. Su ventaja es la existencia de una clase media que supone el 35% de la población que demanda consumo, construcción…. y el gobierno está dando muchas facilidades para las inversiones extranjeras, lo que ha facilitado el establecimiento de varias fábricas europeas de consumo y alimentación.

4) Senegal. Está muy de moda, aunque es un país más pequeño (15 millones de personas), que es política y económicamente muy estable, de ahí que haya muchos proyectos de industria en perspectiva, favorecidas por las ayudas a las inversiones foráneas.

5) Ghana. Es conocida por su estabilidad y madurez política constante. Tiene una moneda propia que no tiene paridad fija con el euro, por lo que existe mucha oscilación que hay que tener en cuenta.

6) Nigeria. Se prevé que en dos años llegue a los 1.000 millones de personas con alto nivel de consumo industrial. Pero es un país difícil por sus trabas burocráticas, por lo que igual es mejor empezar en otros países subsaharianos con mayor facilidad de entrada y dejar Nigeria para un segundo paso.

7) Camerún. Lo interesante es que es la puerta de entrada a todo el mercado de África central. A nivel de desarrollo está por debajo de los países mencionados antes, pero es un país mucho más virgen que esos países lo que abre oportunidades de todo tipo.

8) Gabón. Gracias al petróleo tiene alta capacidad de consumo, aunque hay poca industria desarrollada que no esté relacionada con el petróleo.

9) Kenia. Hay oportunidades para la digitalización, el turismo e infraestructuras sostenibles, en un mercado que pese a la pandemia ha seguido creciendo.

10) Tanzania. Existe una interesante oportunidad en el ámbito de la construcción ya que se estima un déficit de 3 millones de viviendas. También se están construyendo varios hospitales y están demandando innovación para el mercado sanitario.