EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
jueves, 18 de julio de 2019
Tecnología
Ni Rosalía ni The Cure, el 5G protagonizará los festivales de música este verano
Un proyecto pionero, en el que participa activamente el Grupo MASMOVIL, permitirá a los asistentes del Festival Cruïlla disfrutar de una experiencia inmersiva 360ª
Redacción TICPymes14/06/2019

The Cure, Crystal Fighters, Rosalía, Smashing Pumpkins, Vetusta Morla, los hermanos Gallagher por separado… la lista de bandas musicales que van a tocar en los principales festivales de música españoles es interminable. Este año, aunque no ocupe ningún cabeza de cartel, la tecnología va a tener un protagonismo especial en estos multitudinarios eventos. Un proyecto pionero de 5G, en el que participa el Grupo MASMOVIL, posibilitará a los asistentes disfrutar de los conciertos con una experiencia inmersiva 360º.

Sónar, Mad Cool, Bilbao BBK, FIB… nuestro país se ha convertido en una parada obligatoria para los principales grupos internacionales y un motivo de orgullo para las bandas nacionales. Indie, rock, metal, reggae, techno, folk o jazz. La oferta de estilo es tan variada que cualquier aficionado tiene su excusa para viajar a algún punto de la Península, Canarias o Baleares para pasar un fin de semana de ritmo, melodía y diversión.

Por este motivo, España se sitúa a la cabeza de Europa como uno de los países con mayor programación musical en directo, según el informe ‘X Anuario de la Música en Vivo’, publicado por la Asociación de Promotores Musicales (APM). Así, existen más de 20 citas que superan los 50.000 asistentes, entre los que destacaron el pasado año el Arenal Sound de Burriana (Castellón) que, junto con el Medusa Sunbeach Festival de Cullera (Valencia), alcanzaron los 300.000 espectadores, seguido del Mad Cool de Madrid, con 240.000, el Primavera Sound de Barcelona, con 220.000 personas, y el Viña Rock de Villarrobledo con 208.000 presentes.

Los festivales, sinónimo de innovación

Los festivales de música también se van adaptando (y a buen ritmo) a los nuevos tiempos. La generación millennial es la mayoritaria en este tipo de eventos, por lo que utilizan la tecnología para prácticamente cualquier gestión dentro y fuera de los recintos.

Gracias a las apps oficiales de los festivales se puede consultar el horario, información específica sobre las bandas que componen el cartel u optar a descuentos. Además, las redes sociales entran en ebullición en este tipo de acontecimientos, con concursos para colgar las mejores fotos en Instagram o Facebook. Otras como Find my friend, por ejemplo, son muy útiles para encontrar a los amigos.

Una de las mayores revoluciones es la tecnología RFID, que cada vez más eventos musicales están implementando en pulseras para convertirse en espacios cashless y sustituir al dinero en metálico o las tarjetas de crédito. El objetivo es mejorar la comodidad de los asistentes para que se olviden de las colas de espera y la necesidad de un medio de pago específico a la hora de comprar cualquier alimento, bebida o merchandising.

Sin embargo, la mayor innovación este año tendrá lugar en el Festival Cruïlla, que se celebra en el Parque del Fórum de Barcelona, donde se probará la tecnología 5G aplicada a la realidad virtual a través de una experiencia inmersiva 360º en la que el espectador podrá ver y sentir el concierto en directo como si estuviera en el escenario tocando con el grupo. El proyecto, impulsado por el Cruïlla y Mobile World Capital Barcelona, en nombre de 5G Barcelona, ha sido desarrollado tecnológicamente por el Grupo MASMOVIL, ACCIONA, Cellnex y Qwilt.

Para llevar a cabo el proyecto se instalará una cámara 360º en el escenario principal del festival, que tomará imágenes del concierto. Una vez procesadas, se transmitirán vía small cells –micro antenas– a unas gafas de realidad virtual 3D situadas en el espacio 5G Cruïlla, situado  en el Village del festival. A través de estas gafas el espectador podrá ver en streaming el video 360º y experimentar la sensación de estar en ese momento virtualmente en el escenario tocando con el grupo.

La transmisión del flujo de vídeo se realizará con una latencia –tiempo de respuesta– mínima, prácticamente en tiempo real, gracias a dos aspectos. En primer lugar, a las características del 5G: mayor ancho de banda, más velocidad y mayor fiabilidad. En segundo, a la capacidad de almacenamiento en memoria temporal y procesado de datos en el extremo de la propia red, conocido como el edge computing.