EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
sábado, 25 de mayo de 2019
Tecnología
¿Cómo será la clínica dental del futuro?
La irrupción de las nuevas tecnologías y la aplicación de la Inteligencia Artificial revolucionarán las clínicas dentales del futuro
Redacción TICPymes14/03/2019

A pesar de que gran parte de la población parece tener presente la necesidad de visitar a su dentista con cierta frecuencia, se dan algunas causas comunes que suelen provocar el aplazamiento de la cita: los tratamientos odontológicos suelen ocasionar incomodidad, los costes de los mismos son normalmente elevados al no estar cubiertos por la Sanidad Pública; una gran mayoría padece la llamada “odontofobia” o miedo al dentista o, simplemente, no lo consideran algo de primera necesidad y dejan pasar el tiempo.

La planificación de las agendas de los doctores, la medición de tiempos para no tener las salas de espera abarrotadas o la definición de funciones y objetivos del personal de la clínica, no son más que el resultado de una larga trayectoria de estudio del sector bucodental. No obstante, las mismas clínicas que tanto han evolucionado hasta ahora se están viendo inmersas en una serie de cambios drásticos tras la irrupción de las nuevas tecnologías y, con la aplicación de la Inteligencia Artificial al sector, esta evolución se acelerará. ¿Cómo será entonces la clínica dental del futuro?

La clínica dental del futuro según Marcial Hernández

Marcial Hernández, CEO de VP20 Consultores, experto en gestión y marketing dental y conferenciante, explica en su libro Con la boca abierta  los rasgos definitorios de la clínica del futuro.  “A mi juicio, dos son las cosas que determinarán el éxito de una clínica dental en los próximos años: la calidad y adecuación de las prestaciones médicas odontológicas y la relación clínica-paciente”.

Y es que, según Marcial, “los servicios de salud bucodental son esencialmente intangibles. Es decir, no se pueden ver los servicios antes de comprarlos. Se pueden buscar de antemano opiniones de otras personas o apoyarse en experiencias previas, pero no se le puede ofrecer algo tangible”. Además, las prestaciones odontológicas no se pueden separar de la persona y el profesional que los presta. Es aquí donde al marketing dental, que debe ser distinto al de cualquier otro producto, juega un papel fundamental.

“El segundo aspecto clave para la clínica del futuro es la relación clínica-paciente”, asegura Marcial. “La clínica deberá crear una plataforma sobre la que descansen los cinco pilares principales de la satisfacción del paciente (implicación, excelencia en la atención, experiencia de marca, agilidad e información), de manera que aumente de forma sustancial la probabilidad de que el paciente viva una experiencia positiva”. 

Existen ya algunas innovaciones que es probable que se impongan en un futuro no muy lejano como la creación de salas de espera con una atmósfera relajada; esperas de no más de 15 minutos; azafatas de atención exclusiva con carrito de cortesía, prensa y kit de cepillado; un chequeo anual gratuito, o el seguimiento de citas a través de la web de la clínica. Sin embargo, aunque las innovaciones más revolucionarias todavía tardarán algún tiempo en implantarse, lo más probable es que los odontólogos acaben sucumbiendo a ellas. Algunas de ellas ya se emplean en la actualidad y otras se acabarán consolidando: aplicaciones de reconocimiento de gestos que ayudaran al dentista a identificar las disfunciones del paciente; gafas de realidad virtual que permitirán a todo aquel que le tenga fobia al dentista evadirse de la consulta, e incluso utilizar el marketing multisensorial con iluminación y olores que generen una sensación de calma. La formación a distancia será más habitual gracias a la videoconferencia y a la realidad aumentada.

En cuanto a prestaciones odontológicas, los tratamientos básicos más necesarios se seguirán manteniendo, pero se prevé un aumento de tratamientos estéticosortodoncias y prevención de la salud bucodental. El ámbito estético ganará peso en la clínica dental. En definitiva, “durante los próximos años las clínicas dentales deberán avanzar en el desarrollo de una verdadera disciplina de la gestión de la experiencia del paciente. Tendrán que diseñar experiencias, no solo prestar servicios, e incorporar a su clínica las últimas tecnologías que les permitan ofrecer un servicio puntero”, afirma Marcial. “Y sólo sobrevivirán los que sepan adaptarse”.

Computing 780