EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 17 de octubre de 2018
Tecnología
Lucas Nöelle, director general de Akrocard
"La garantía que ofrece la Safe Keeper Card es a nivel de chip, ya que todo va encriptado en 3DES-AES-RSA2048bits y algoritmos de cifrado SHA256 y MD5".
27-05-2013

Cuentas de banca electrónica, direcciones de correo, accesos a Facebook e incluso varias cuentas de Twitter... Cada vez son más las claves secretas que un particular necesita para sus rutinas habituales. En muchos casos, las claves se acaban olvidando, y en otros optamos por anotarlo en un papel que llevamos encima, con el peligro de que acabe cayendo en malas manos. Para poner remedio a este problema, la empresa española Akrokard ha patentado la primera tarjeta que permite almacenar todos estos números secretos de forma segura en un solo dispositivo, facilitando además el acceso directo a cada una de esas cuentas. 

Lucas NöelleLucas Nöelle

LucasNöelle, director general de la compañía, nos cuenta mucho más sobre la Safe Keeper Card.

¿Cómo surge la idea de crear este dispositivo único en el mercado?
La idea surge hace ya 4 años, cuando buscaba un chip en el mercado para incorporar en una tarjeta, ya que somos fabricantes de las mismas, con la finalidad de gestionarlo como un pen drive, para poder llevar encima el listado de contraseñas en Excel que tengo y como administrador de sistemas estoy obligado a tener. La realidad de la situación es que no hay nada de nada en el mercado, la premisa no es el volumen de almacenamiento, sino tan sólo poder tener junto a mi VISA y, de forma segura, el listado de todas mis contraseñas. La verdad es que un pen drive no era una opción porque he perdido o extraviado un sinfín de ellos.

Acabé dándome cuenta de que poner en un pen drive mis contraseñas no era una opción. En ese momento es cuando surgió la idea, ya que no me podía creer que no existiera ningún dispositivo de ese tipo en el mercado. Al cabo de dos años de búsqueda del chip adecuado y de invertir en I+D, conseguimos nuestro objetivo: un archivo seguro. Una vez conseguido este punto, el departamento de sistemas de Akrocard desarrolló una agenda que permite no sólo almacenar 50 contraseñas, sino que éstas hacen autologin (una funcionalidad realmente útil, que hace que el usuario pueda dejar de preocuparse de todas sus contraseñas y usuarios).

Dos meses después de tener la tarjeta con estas funcionalidades, incorporamos también la firma digital en el mismo dispositivo de forma que fuera autoinstalable (con doble clic) y desinstalable al extraer la tarjeta. De hecho, todas las S.L. y S.A. están obligadas a obtener la firma digital de Hacienda para las notificaciones electrónicas, ya que por correo ordinario ya no se comunica nada, y si se pierde la firma del PC hay que repetir todos los trámites otra vez. La ventaja que ofrece la Safe Keeper Card es que la firma digital está guardada en la tarjeta y es portátil.

La seguridad de las claves y códigos es algo que preocupa especialmente a los usuarios de e-commerce. ¿Qué garantías ofrece Safe Keeper Card en este sentido? ¿Trabajáis con alguna empresa de seguridad para proteger los datos de vuestros clientes? El funcionamiento básico de la Safe Keeper Card pasa por un software garantizado por Thawte y desarrollado por Akrocard al 100%, que no requiere instalación alguna (Middleware) ejecutable online.

Al ejecutarlo e insertar la tarjeta se accede a la misma con un PIN (5 intentos), si éste no se tiene a mano o se olvida y se bloquea la tarjeta, también hay un PUK (9 intentos). Si ni así se puede acceder y se bloquea el PUK, entonces no hay nada que hacer, los datos se pierden y la tarjeta queda inutilizada. El PIN y el PUK son escogidos por el usuario la primera vez, y el PUK es de 9 dígitos aludiendo a cualquier número de teléfono, para ayudar al usuario a recordar ese número. Se ha añadido una función de exportación de la agenda de passwords, por si se quiere tener una copia de seguridad a nivel local, protegida por contraseña y encriptada, y sólo se puede importar a otra Safe Keeper Card, siempre que se sepa el password que se utilizó para la exportación de la agenda de contraseñas.

Safe Keeper CardSafe Keeper Card

La garantía que ofrece la Safe Keeper Card es a nivel de chip, ya que todo va encriptado en 3DES-AES-RSA2048bits y algoritmos de cifrado SHA256 y MD5, que es más que un estándar de encriptación para los más inexpertos y exactamente igual que cualquier tarjeta bancaria y de certificados digitales de la FNMT (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre).

Lógicamente desde el momento en que se selecciona un registro para entrar en una web, este registro sale de la tarjeta para colocarlo en la web, pero el resto de información queda a buen recaudo en la tarjeta. Cuando se extrae la tarjeta, las contraseñas y direcciones web desaparecen del PC, ya que están físicamente guardadas en el chip. Por otro lado, cualquier malware o virus que tuviera el PC del usuario no se puede instalar en la tarjeta. La seguridad de los datos una vez salen de la tarjeta están garantizados por el propio antivirus que cada usuario tiene en su PC, que es el encargado de parar posibles ataques de hack.

¿Cuántas unidades de Safe Keeper Card habéis vendido en España? ¿Cuál es su precio de venta? ¿Dónde se pueden adquirir?

En España la campaña empezó a finales de marzo y vía web se han vendido unas 1.500 unidades. Su PVP es de 25 euros+IVA, lo que equivale a 0,50 euros por password ya que caben 50. También hemos entregado algunas unidades de forma gratuita a varios centros de formación (escuelas y universidades) para su evaluación previamente, y cuyos resultados fueron todo un éxito. Actualmente, para facilitar la comprensión del funcionamiento de la Safe Keeper Card se ha desarrollado un software de demo que funciona sin tarjeta pero muestra de manera muy intuitiva las posibilidades y también se puede adquirir online en la misma web (www.safekeepercard.com). Estamos en negociaciones con grandes áreas de Retail, como Media Markt, El Corte Inglés o Fnac, entre otros puntos de distribución. Por otro lado, estamos cerrando la red de distribución a nivel mundial. A finales de mayo esperamos tener listo en la web un mapa del mundo en el que indicaremos los distribuidores por país y zona.

Operáis con éxito en el mercado francés, ¿cuáles son los siguientes objetivos dentro de vuestro plan de expansión?

Sí, el primer pedido provino de Francia. Vendimos unas 150.000 unidades a un distribuidor que ya trabajaba con Akrocard a nivel de tarjetas rfid (contact-less), y con quien estamos en negociaciones para cerrar un acuerdo de distribución al país galo de dos millones y medio de tarjetas anuales. Nuestro plan de expansión está centrado próximamente en el Reino Unido y sobre todo América Latina.

¿Qué motivos daríais a las pymes para usar la Safe Keeper Card?

Cualquier empresario y/o trabajador tiene un sinfín de contraseñas que debe recordar diariamente. A nivel de pyme, por ejemplo, es interesante que entrando con el PUK la tarjeta se usa en modo sólo lectura, de modo que el usuario final, entrando con el número PIN, puede visitar las páginas web que la empresa ha guardado previamente en la tarjeta, pero no puede cambiar el usuario ni tiene acceso a las contraseñas, cubriendo así posibles períodos vacacionales con toda tranquilidad.

Por otra parte, respecto a la firma digital, el usuario sólo podrá hacer gestiones con la misma tarjeta. Si el administrador de la empresa recupera la tarjeta, el administrativo no puede entrar en las webs que requieran la firma digital, ya que es necesaria la tarjeta. Esto quiere decir que no hay que instalar la firma digital de la empresa en muchos ordenadores y requerir asistencia técnica. Además, cualquier empresa que ofrezca servicios informáticos suele tener que instalar la firma cada vez que hay un cambio de PC. Con la Safe Keeper Card no es necesario instalar de nuevo la firma, sólo ha de introducirse la tarjeta en el PC que se quiera utilizar, ya que es un dispositivo portátil.

La aparición y presentación de la tarjeta al mercado ha sido posterior a lo que teníamos previsto, ya que para Akrocard era básico patentar y registrar el “invento” antes de comercializarlo, ya que reitero que no hay nada comparable en todo el mundo, y actualmente ya hay 5 patentes en cascada sobre el producto Safe Keeper Card. Nos llena de orgullo saber que con los tiempos que corren al menos unos pocos invierten tiempo y recursos en creer en sus proyectos y mucho más decir que el producto es 100% fabricado en España: desde el diseño y la impresión, pasando por la fabricación de la tarjeta a la colocación del chip y su posterior tratamiento. Todo ello se ha realizado en nuestra fábrica de Girona.