EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
martes, 18 de junio de 2019
Startups
La familia, el mejor aval para la startup
Ocho de cada 10 emprendedores recurre como primera fuente de financiación a su entorno más cercano. Esta es una de las principales conclusiones del sondeo realizado entre las 1.585 empresas emergentes españolas que participaron en el South Summit 2017 celebrado en Madrid.
Redacción TICPymes31/10/2017

En las primeras etapas de vida de una ‘startup’, la principal necesidad es el acceso a financiación para desarrollar su proyecto. Y en el caso español, el primer recurso del que echan mano los emprendedores son sus propios familiares y amigos.

Es un terreno que Gustavo Vinacua, CEO de la ‘fintech’ Trust·u, especializada en facilitar préstamos a pymes, conoce a la perfección: “Los pequeños negocios, sobre todo los que están en los primeros años de vida, tienen un historial crediticio muy corto y poca información para mostrar o demostrar a quien les va a prestar dinero que su negocio va bien, que podrán afrontar el pago de un préstamo”. Por eso, la familia o los conocidos suelen estar en esa primera línea inversora.

Para la mayoría de las ‘startups’, que se encuentra en fase inicial de desarrollo (un 73%), la financiación representa su principal necesidad (19%), por delante de la visibilidad (18%), los acuerdos estratégicos (17%), los clientes (15%) o el talento (10%).

En España, más que en el resto de Europa

Es pues, una cuestión de confianza, razón por la que los allegados son la primera parada para pedir impulso financiero en las nuevas aventuras empresariales. El Mapa del Emprendimiento South Summit 2017 muestra, además, que en España esta condición está más acentuada que en otros países europeos. Aquí un 57% echa mano de recursos propios y un 24% se financia a través de amigos y familiares, mientras que en Europa esas cifras descienden al 55% y 21% respectivamente, y gana peso el acceso a fondos privados.

En este escenario trabaja Trust·u, un servicio financiero 100% digital que facilita préstamos a pymes y cuya premisa de entrada es que el entorno del emprendedor esté dispuesto a prestarle una parte del dinero que necesita. “Conseguir dinero de sus familiares y amigos hace que puedan acceder a un préstamo en Trust·u, aumenta ese dinero que han conseguido, lo multiplica. Por ejemplo, si alguien necesita 35.000 euros para remodelar la tienda y sus familiares y amigos pueden prestarle sólo 5.000, al prestarlos a través de Trust·u podrían conseguir acceder a los otros 30.000 euros que necesita”, explica Vinacua.

Universitario y emprendedor reincidente

La radiografía del emprendedor español, según la encuesta realizada por Spain Startup, presenta a un varón de unos 36 años, con formación universitaria en ingeniería o ciencias sociales y que ya ha emprendido en más de una ocasión. No sólo eso, la mayoría emprenden por vocación, más que por necesidad. Por último, la representación femenina es todavía muy desigual y las mujeres, tanto en España como en Europa, rondan el 18% del total de emprendedores.

“El ecosistema emprendedor en España está creciendo y evolucionando a gran velocidad”, afirma Vinacua, que atribuye este avance en parte a que en los últimos años han surgido más herramientas y recursos para ayuda a empresarios y emprendedores a lanzar y hacer crecer sus negocios. En su opinión, sin embargo, queda todavía terreno “para añadir elementos de valor que ayuden a las pymes a tomar mejores decisiones de negocio y a tener más opciones de éxito”.