EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
lunes, 18 de febrero de 2019
Redes Sociales
Cómo abrir tu primera página web
Estar en internet es una necesidad, y es habitual que las empresas creen nuevas formas de conectar con los clientes, cada vez más novedosas, ingeniosas y emocionales.
Redacción TICPymes08/01/2019

Una página web es una tarjeta de presentación digital, un gran escaparate que podemos contemplar desde cualquier dispositivo electrónico. Hoy en día nadie duda a la hora de contratar un hosting web recomendado para proporcionarle los mejores servicios para nuestro proyecto.

Estar en internet es una necesidad, y es habitual que las empresas creen nuevas formas de conectar con los clientes, cada vez más novedosas, ingeniosas y emocionales.

Si estás pensando en crear una web, un buen ejercicio sería ponerte en el lugar de tus clientes, sin prisas y sin improvisaciones. Como si se tratara de un pintor que realiza el boceto de su obra, diseña el camino que emprendería tu cliente: qué le gustaría ver, qué va a encontrar, qué va a sentir, en definitiva, qué necesitas para que deposite su confianza en tu producto y en tu empresa.

Una vez que has diseñado tu plan y construido tu web, seguro que te gustaría estar cuanto antes operativo. No te preocupes, hoy en día es fácil, dispones de un buen número de proveedores de hosting en la red, que te van a ser de gran ayuda, y son económicamente asequibles.

Vamos a seguir una serie de recomendaciones básicas, apta para personas con pocos conocimientos técnicos en programación.

Empezamos

Una vez definido tu plan, tu mapa de ideas para tu sitio web, debes registrar un nombre de dominio.

Para dar fuerza e imagen a tu página, lo más recomendable es tener un dominio propio, que sea atractivo. El dominio nos ayuda no solo a profesionalizarnos, sino también nos dota de personalidad frente a otros competidores. Tómate tu tiempo y escógelo bien. Es importante.

Y ahora necesitas que tu web esté conectada y operativa durante las veinticuatro horas del día para facilitar el acceso a tus clientes todos los días y a todas horas. Para ello necesitas un alojamiento web, un servicio de almacenamiento, lo que llamamos un hosting web.

Las empresas especialistas tienen servidores propios para almacenar los sitios web de forma segura, y disponen de conexiones que garantizan que no se produzcan errores. Esto facilita no solo que nuestro proyecto tenga visibilidad, sino que, si además disponen de un buen equipo técnico, estemos seguros y nuestro crecimiento sea más rápido.

Nuestro cliente sabrá valorar un acceso rápido, ágil y sin problemas. Las visitas a nuestra página aumentarán. ¿No es este nuestro objetivo? Dependiendo de tus necesidades, puedes elegir el tipo de hosting que necesitas. Puedes alojarte en uno básico o en uno más profesional.

Los compartidos son los más asequibles y sencillos, pero para tener una buena experiencia, es preciso que como mínimo, tengan buena disponibilidad, buen servicio técnico, buena velocidad y que sean claros e intuitivos.

  • En el hosting compartido todos los proyectos están bajo el mismo techo.
  • El hosting virtual permite alojar muchos dominios en un servidor con solo una dirección IP.

Aquí cada cliente tiene su propio techo, lo que les permite mayor autonomía, pero hay elementos comunes que se comparten. Es más caro que el hosting compartido pero las dificultades de unos no afectan a los demás.

Pero si queremos gozar de mayor seguridad y recursos, nos tendríamos que decantar por el hosting dedicado. Aquí nos alojamos en un servidor entero. Obviamente ganamos en seguridad, flexibilidad y gozamos de mayores recursos. Esta exclusividad es más cara, por ello es demandado para proyectos que así lo requieran.

Por último, tendrás que construir tu web y tal y como hemos comentado con anterioridad, esta es una guía orientada a personas que no cuentan con unos conocimientos de programación excesivamente amplios, por lo que la mejor opción será el uso de un gestor de contenido(CMS) como puede ser wordpress o joomla. Gracias a un hosting web recomendado podremos instalar en un solo click un gestor de contenido y tener nuestra web desplegada en cuestión de minutos para poder empezar a trabajar sobre ella.

Entra en el corazón de tu cliente y quédate en él.

Anuario 2019