EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 26 de septiembre de 2018
Emprendedores
Hoy ya es posible lavar la ropa fuera de casa, donde sea y cuando sea
Roberto Haboba Gleizer, CEO de Fresh Laundry
Redacción TICPymes10/07/2018

Si bien el concepto de “lavandería autoservicio” es relativamente novedoso en el sur de Europa, en la cultura estadounidense está muy arraigado desde mediados de los años 30, época en la que esta tipología de establecimientos empezó a proliferar por todo el país americano a causa de la crisis económica que acechaba la nación. Los estadounidenses decidieron prescindir de las lavadoras en sus casas, dado que suponían un elevado coste de compra y de mantenimiento – además del gasto en agua, electricidad y productos – y empezaron a frecuentar aquellos locales que disponían de máquinas autoservicio de lavado. Toda una revolución en el contexto de la Gran Depresión.

Más adelante, la cultura anglosajona también se familiarizó con este tipo de locales y, una vez consolidados, se extendieron hacia otros países centroeuropeos y de Europa meridional, donde nuevos emprendedores veían un nicho de mercado muy potente y fácil de explotar. Quien haya podido viajar por estos países ha podido experimentar en primera persona las ventajas de las lavanderías autoservicio: comodidad, ahorro energético y ahorro económico. En este sentido, implantar este modelo de negocio en España ha supuesto un beneficio tanto para la empresa como para los consumidores. Esto fue lo que motivó el nacimiento de Fresh Laundry.

Cabe destacar que, en la mayoría de los hogares españoles formados por una familia tipo de 4 miembros, la lavadora y la secadora representan el 11% del gasto energético total de la vivienda. El uso de las lavanderías autoservicio permite un ahorro alrededor de los 1.000 euros teniendo en cuenta el gasto en la factura de la luz, la del agua y la compra de productos de limpieza. Para el cliente nacional, dicho ahorro es un factor clave y determinante a la hora de normalizar el uso de este servicio. Por otra parte, los clientes internacionales residentes en España así como los estudiantes de intercambio, más allá del ahorro económico, son propensos a utilizarlas por su previa experiencia en sus países de origen.

En estos momentos, y tras un recorrido de seis años en el sector, Fresh Laundry se ha consolidado en muchos puntos del territorio nacional a través de una red de franquicias y locales de propiedad hasta superar el medio centenar de establecimientos. No obstante, el sector de las lavanderías autoservicio necesita seguir innovando y ofreciendo los mejores servicios a sus consumidores. De ahí que recientemente hayamos lanzado una nueva línea de negocio, los Fresh Box, que al ser módulos de lavanderías transportables, consiguen que ya no importe el dónde y el cuándo se quiera lavar la ropa. A diferencia de los establecimientos convencionales de ciudad, este tipo de establecimiento está pensado para ser implementado en zonas como áreas de servicio, centros comerciales, estaciones de esquí, festivales de música…. El servicio va adonde el cliente lo necesita.

La puesta en marcha de este tipo de locales ha supuesto un nuevo hito en el sector. Y es que, a medida que la sociedad cambia, las empresas también tienen que hacerlo, adaptándose a los nuevos hábitos y necesidades de la población.

Computing 771