Martes, 19 de septiembre 2017 / hr 13:34

Informes

Los españoles se lanzan a la banca móvil, pero ¿por qué temen pagar con el 'smartphone'?
13 de julio 2017

Escoger una ‘app’ entre la multitud, una de las tareas más complicadas

Los últimos estudios sobre el uso del móvil apuntan a que este dispositivo va a seguir cobrando importancia en un futuro próximo, en muchos sentidos. Pero, sin duda, uno de los campos en los que este protagonismo va a ser más evidente es dentro de la operativa bancaria.

Esta tendencia se hace evidente en los resultados del análisis de Ferratum, una entidad financiera especializada en créditos. Anualmente esta empresa elabora un informe que, bajo el título de Barómetro del Verano, analiza las relaciones entre clientes y entidades. Este año los datos son especialmente sorprendentes. Todo apunta a que en estas vacaciones el uso del teléfono para realizar operaciones bancarias va a aumentar un 166 % respecto al verano anterior.

No es casualidad que esta cifra coincida con el aumento de las conocidas fintech. Estas empresas emergentes especializadas en combinar servicios financieros con la última tecnología han casi triplicado su presencia en el país. Concretamente, en solo los tres últimos años han aparecido 150 nuevas start-up con estas características, lo que supone un 160 % más respecto al anterior trienio.

Aunque en principio estas fintech se planteaban como competencia de los bancos, algunos de estos las han incorporado en sus procesos de modernización. ¿El resultado? Ahora mismo son muy pocas las operaciones que un cliente no puede gestionar con el teléfono.

Escoger una ‘app’ entre la multitud, una de las tareas más complicadas

Los pagos móviles son una de estas nuevas opciones. Por un lado, con ellos es posible realizar transferencias a contactos del teléfono de forma inmediata. Por otro, permiten pagar en establecimientos acercando el dispositivo al TPV (Terminal Punto de Venta). En ambos casos el procedimiento es realmente sencillo y solamente requiere instalar una aplicación específica en el móvil.

Sin embargo, a pesar de la comodidad, los pagos con el teléfono en España no despegan, aun siendo uno de los países con más cantidad de smartphones por persona. La falta de seguridad en estas nuevas tecnologías parece ser la causa principal, o eso dicen el 62 % de ciudadanos. Y es que según el último Informe Mobile Mundial de Dintrendia, solamente el 12 % usa el móvil para pagar sus compras. Una cifra muy reducida si se compara con otros países europeos que presentan unas condiciones tecnológicas similares a las españolas.

Pero la falta de confianza no es la única explicación de por qué no triunfan estos pagos. La falta de comercios adaptados y el requerimiento de un dispositivo con tecnología NFC hacen que, en ocasiones, resulte imposible usar esta herramienta para pagar.

Incluso para aquellos que confían y disponen de las condiciones necesarias, escoger una aplicación con la que emplear este método se complica. Cada día surgen más apps similares que dificultan el proceso de decidir cuál es realmente segura y útil para lo que el usuario necesita.

Por eso, desde el comparador de productos financieros HelpMyCash han querido proponer una solución para que los usuarios no desaprovechen un servicio que está triunfando mundialmente. Han lanzado una guía gratuita titulada ¿Qué opciones existen para pagar con el móvil? con la que es posible escoger rápidamente la aplicación más competente según las necesidades de cada cliente.

La comodidad y la seguridad, los puntos fuertes de los pagos móviles

Y es que las funcionalidades de estas nuevas aplicaciones son sorprendentes y variadas. Desde pagar facturas leyendo el código QR hasta organizar botes de amigos en Facebook en el que cada uno paga su parte o enviar dinero a alguien que vive en la otra parte del mundo sin tener que preocuparse del cambio de divisa.

Estas opciones que diferentes apps ofrecen y que quedan detalladas en el manual se basan en dos beneficios principales: más comodidad y, a diferencia de lo que muchos clientes piensan, mayor protección de datos.

Una aplicación adecuada y segura puede ser mucho más útil en caso de pérdida del móvil. Por ejemplo, es posible bloquear el wallet y que nadie acceda a la información, de una forma más sencilla que con las propias tarjetas de crédito.

La clave para sacarle el máximo rendimiento a estos nuevos medios es saber escoger la mejor app en cada momento. Con una buena elección ya no queda tan lejos el día en el que la cartera se pueda quedar en casa.

Imprima esta noticia
Si quiere estar informado, suscríbase gratis a los boletines de noticias TIC.