EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 19 de diciembre de 2018
Autónomos
Las dos barreras mentales más comunes que te impiden pasar a la acción
Aritz Urresti, CEO de goalboxes
Redacción TICPymes26/11/2018

A menudo solemos ponernos excusas, encontrar algún motivo por el que no hacer lo que nos apetece o simplemente no pasar a la acción para no complicarnos la vida y continuar en nuestra zona de “confort”. La falta de tiempo, la escasez de dinero o la ausencia de conocimientos o responsabilidades que se cruzan en nuestro camino, consiguen bloquearnos impidiendo que hagamos cosas que deseamos hacer.

Pero todo esto no son más que problemas que nosotros mismos buscamos y que hay que superar uno tras otro. Son barreras mentales que tenemos que tratar de eliminar: esas creencias personales que nos hacen pensar cosas que no son y nos imposibilitan pasar a la acción. El miedo a fracasar o a la incertidumbre, la inseguridad, la falta de confianza, el pesimismo o los miedos sociales son algunas de ellas.

Las barreras mentales en ocasiones van acompañadas de unos hábitos, que hemos interiorizado cuando las consecuencias han sido beneficiosas pero que no siempre resultan de la misma manera. Una de las razones que nos lleva a acuñar hábitos es la búsqueda del placer, por eso nos cuesta tanto eliminar algo que nos gusta y de lo que hemos hecho rutina. Para instalar hábitos que trabajen a favor de nuestros nuevos intereses, primero tenemos que valorar sus ventajas.

Existen dos barreras mentales que destacan sobre el resto y nos impiden conseguir los sueños, objetivos o metas, entre otros.

-        Las mata metas: aquellas barreras que aparecen automáticamente cada vez que pensamos en llevar a cabo acciones positivas a nivel profesional y/o personal. Esas que destrozan cualquier meta, generando miedo al rechazo o fracaso. A nivel empresarial, las mata metas van a ser las que te impidan dedicar tiempo a las tareas rentables de tu negocio, las que van a hacer que obtengas resultados.

-        Los roba tiempos. No sabemos evitar los imprevistos, nos cuesta no contestar el teléfono o al correo. Pensamos que nuestra obligación es atender las tareas en el momento en que se presentan y por eso no sabemos decir que no. Conviene no ceder a las interrupciones solo porque se presentan y reclaman nuestra atención. Nos impiden eliminar aquello que nos quita tiempo y energía.

Estas barreras mentales nos impiden avanzar a nivel personal y profesionaly por eso debemos tratar de eliminarlas y cambiar nuestros hábitos. Comenzar una nueva rutina que te ayude a crecer personal y profesionalmente.

En realidad, las circunstancias perfectas no llegan por sí solas, sino que depende de uno mismo. Cada uno se encarga de crearlas, de aprovecharlas y de sacar lo mejor de ellas.

Es de vital importancia que no existan barreras mentales que limiten tus acciones, para poder así concentrarte en la meta y alcanzar los objetivos que deseas. No hay que rendirse ante las creencias erróneas y  hay que superar el temor al fracaso.

Computing 775