EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
lunes, 25 de junio de 2018
Autónomos
El crédito a empresas se ha reducido en 352 mil millones en la última década
El crédito a actividades productivas -empresas- pasó de 943 mil millones de euros a 591 mil millones, lo que supone un decremento del 37%.
Redacción TICPymes13/06/2018

Entre 2007 y 2017, el total de la cartera de créditos del sistema financiero español pasó de 1,7 billones a 1,2 billones de euros, lo supone un descenso del 29%, según un estudio realizado por la consultora AIS Group. Dentro de este total, el crédito a actividades productivas -empresas- pasó de 943 mil millones de euros a 591 mil millones, lo que supone un decremento del 37%.

Esta caída en el crédito se ha producido en mayor o menor medida en todos los sectores de actividad: agricultura, industria, construcción y servicios. La excepción se da dentro del subsector servicios de intermediación financiera, donde el total de créditos a estas empresas pasó de 32 mil millones de euros en 2007 a algo más de 80 mil millones de euros en 2017, lo que supone un incremento de un 148%.

El mayor o menor grado de caída del crédito de cada sector está relacionado con su peso en el total de la cartera de créditos del sistema financiero español. Así, mientras que en 2007 la construcción suponía el 16% del total de créditos, en 2017 apenas representaba el 6%. Esta caída ha favorecido al sector servicios que en el mismo periodo ha pasado de tener un peso del 66% al 72%.

Considerando bancos y entidades financieras de crédito (EFCs), los últimos 10 años han castigado más duramente la cartera de estas últimas, pues sus créditos a actividades productivas han caído un 58%, pasando de 32.000 millones de euros a algo menos de 13.500 millones.

En el caso de la banca, que concentra la gran mayoría de la cartera de créditos a empresas del sistema financiero español, el descenso en euros es mucho mayor, casi 330.000 millones de euros, pero a nivel porcentual su decremento se queda en el 37%.

Baja la morosidad desde 2013

En cuanto a la tasa de morosidad, en la última década ha experimentado un considerable crecimiento, especialmente durante los años de la crisis económica. Así, desde 2007, cuando la tasa de morosidad de los créditos a empresas se situaba en el 0,7%, creció exponencialmente hasta tocar techo en 2013, con un 20,3% y desde entonces ha bajado de manera continuada hasta situarse en 10,3% a final de 2017.

Por sectores de actividad, la construcción sigue siendo el que presenta el indicador más elevado, un 24,1%, el único segmento que se mantiene con una tasa de morosidad de dos dígitos.