EMPRENDER, INNOVAR, TRIUNFAR
miércoles, 19 de diciembre de 2018
Autónomos
La importancia de escuchar al empleado
Miguel Ángel Blanco Cedrún, CEO y Decano de Spain Business School
Redacción TICPymes13/04/2018

Los empleados son uno de los eslabones más importantes de una empresa. Uno de los pilares que la ayudan a sujetarse en pie y también, ¿por qué no?, a diferenciarse del resto. Por lo tanto, es uno de los activos que hay que tratar con mimo y cuidar.

Hay empresas que esto lo tienen muy adquirido y despliegan todas las herramientas a su alcance para mantener al personal contento; entre otras cosas, para evitar la fuga de talento. El principal método empleado para conseguirlo es la ESCUCHA.

Miguel Ángel Blanco Cedrún, CEO y Decano de Spain Business SchoolMiguel Ángel Blanco Cedrún, CEO y Decano de Spain Business School

Es una herramienta, y una cualidad, que todos tenemos, pero que no siempre sabemos funcionarla o sacarle el partido. En cuanto a los trabajadores, escuchar nos sirve para saber qué quieren, cuáles son sus metas, cómo se encuentran trabajando en nuestra empresa, qué no les gusta, qué cambiarían, qué les gustaría hacer... Por cierto, oír no es lo mismo que escuchar.

Escuchar no es difícil, pero hay que concentrarse para hacerlo. No podemos ponernos a escuchar imaginando lo que la otra persona nos va a decir, pensando en lo que nosotros le vamos a responder, viendo cómo pasa la gente por el pasillo o contestando a un WhatsApp mientras nos hablan.

No todos los empleados tienen las mismas necesidades ni objetivos. Habrá trabajadores que les motive un buen sueldo, a otros el poder conciliar la vida profesional con la personal, a otros los incentivos que consiguen al cumplir unos objetivos (ya sea en forma de viajes, de días libres, etc.), muchos se sienten orgullosos de la organización para la que trabajan (la consideran una buena empresa, con buena reputación), a otros la ubicación en la que se encuentra... cada persona es un mundo.

Los tiempos han cambiado en todos los sentidos. Antes se intentaba conseguir un puesto de trabajo “para toda la vida”; hoy se busca poder progresar, no estancarse, trabajar para empresas punteras..., así que intentar satisfacer a todos los trabajadores por el mismo patrón, hoy ya no vale.

Tenemos muchas formas de escuchar a nuestros empleados. La más sencilla es preguntándoles. Sin embargo, esta fórmula no siempre funciona, puesto que al ser tan “abierta” pueden considerar que les estás haciendo un “examen” y no contestan con total sinceridad. Si nos decidimos por realizar este tipo de escucha, es importante mirar a los ojos de la otra persona y observar su lenguaje corporal, además de prestar atención al tono de voz.

Otra fórmula eficiente es hacerlo a través de las plataformas internas de las empresas. Por ejemplo, con encuestas o con el buzón de sugerencias.

También podemos escuchar con los resultados de los trabajos. Un empleado insatisfecho dejará múltiples rastros sobre su descontento (malas contestaciones, trabajos colgados o con malos resultados).

De un empleado contento nos llegarán alabanzas sobre él de los clientes o reconocimientos por parte de los compañeros.

En la era digital, tenemos otra forma de escuchar a los empleados, y es a través de sus redes sociales. No hablo de intrusismo en su vida personal, pero sí de escuchar tanto sus quejas como sus triunfos. Una persona que todos los domingos publica “Jo, mañana lunes ¡qué horror!, no acudirá con la misma disposición que otra que publica “¡Qué lujo, vamos a llevar la Comunicación de una casa rural!”

La escucha interna de las empresas nos aporta innumerables beneficios en todos los sentidos. Tres ejemplos claros pueden ser:

  • Nos ayudan a crear un ambiente de trabajo sano, con buena disposición y agradable.
  • Nos indica cómo cambiar cosas que no funcionan.
  • Para quedarnos con los Intraemprendedores y “fidelizar” a aquellos trabajadores de los que no queremos desprendernos.
Computing 775