Domingo, 20 de agosto 2017 / hr 0:25

Entrevistas

"Poner un palo a las cosas es I+D al más puro estilo español"
14 de diciembre 2016

Un matrimonio de emprendedores desarrolla Popsicase, una funda para algo más que sacar selfies
Popsicase

Popsicase es una funda ideada y diseñada enteramente en nuestro país. Dos emprendedores de Barcelona dieron el salto en 2015 y decidieron lanzar al mercado este "reinvento" colocando un mango a la funda de un terminal para hacernos la vida un poco más cómoda. Pablo Erelandsen y María José Pedragosa cuentan a Tic Pymes los secretos del éxito de emprender a los cincuenta. 

Lanzasteis Popsicase al mercado a través de una campaña de crowdfunding publicada en Kickstarter. ¿Fue una experiencia satisfactoria? ¿Por qué la recomendaríais?

Lanzamos Popsicase en febrero de 2015 y, aunque no conseguimos el 100% de la financiación, fue una experiencia muy intensa y satisfactoria porque fue tremendamente pedagógica. Entendimos que, aunque nuestro mercado ideal fuera el americano, no era correcto usar una plataforma de allí cuando nuestra mini base social estaba en España, que sin una campaña de comunicación bien orquestada, probablemente no se alcance el éxito, que hay que buscar sistemas alternativos de financiación para alcanzar tus objetivos, que hay una serie de reglas métricas esenciales que suelen reproducirse en todas las acciones de crowdfunding, y que hay miles de emprendedores como tú trabajando intensamente para defender y poner en marcha sus proyectos.

Un año y medio más tarde, hemos lanzado esta segunda campaña, esta vez con éxito, gracias a haber aprendido mucho, y con los sabios consejos del experto Valentí Acconcia. Aún sigue vigente y la podéis ver aquí

¿De dónde viene el nombre de Popsicase?

Comenzamos esta aventura llamando a nuestra producto Funda Polo, porque con el mango extendido parece un polo helado. Sin embargo pensamos que debíamos ponerle un toque más internacional, porque nuestro mercado está afuera, así que hicimos uso de la palabra en inglés Popsicle (piruleta o polo helado) + Case (funda). El resultado nos gusta mucho.

Presumís de ser una marca que minimiza la huella ecológica, ¿por qué?

Durante cuatro años dirigí (María José Pedragosa) el departamento de Márketing de la ONG Acciónatura, y en ese periodo entendí que todo el mundo, desde las personas a título individual, hasta las grandes corporaciones, tenemos un rol importante en esta sociedad: conservar la tierra como la hemos encontrado. Las empresas somos actores importantísimos con una gran responsabilidad social en todos los procesos que nos atañen, desde la fabricación de nuestros productos, hasta la comunicación de nuestros mensajes, y es por eso que hemos puesto especial empeño en minimizar nuestra huella ecológica.

Con esto quiero decir que si presumimos de algo es de poseer la patente mundial de un invento revolucionario, pero no de intentar ser sostenibles. Lo somos porque tenemos la obligación de serlo. Queremos que la gente compre Popsicsae porque lo encuentra útil y le gusta, no por usar material reciclado proveniente de redes en desuso, compensar nuestras emisiones de CO2, usar packaging reutilizable, contratar empresas de transporte ecológicas, y un montón de acciones que, de hecho, casan con nuestra filosofía de ver la vida. Pero lo contamos en un segundo plano porque sabemos que, de alguna manera, aun formamos parte de "esas pocas empresas que se preocupan de estos temas" y nos gustaría que fuera algo generalizado.

¿Qué es lo mejor y lo peor de emprender a los 50?

Esta pregunta puede dar pie a un libro que, sin duda, escribiré algún día, pero a grandes rasgos emprender a los 50 significa responder con evasivas a la pregunta de “por qué no te buscas un trabajo normal, que ya es hora”, porque son muy pocas las personas que entienden que lo puedas arriesgar todo por una idea en la que crees ciegamente a estas alturas de la vida.

Quiere decir también contar a tus incrédulos hijos adolescentes, que son testigos mudos de nuestro esfuerzo, que lo importante es intentarlo, perseverar y sobre todo creer en nosotros mismos, pese al riesgo, pese a la adversidad, pese a la dureza que conlleva salir adelante siendo tu propio jefe y tu propio empleado, y la incertidumbre con la que se presenta el futuro que implica sacrificios colectivos.

También significa no poder acceder a créditos con condiciones inmejorables, porque la mayoría están pensadas para gente joven. Eres mayor, se supone que estás forrado o forrada. O contar con la templanza que te otorga tu experiencia de vida para afrontar los momentos más duros y solventar los altibajos de forma efectiva.

Y a partir de ahí, solo queda hablar de lo común, de la sensación de libertad al perseguir tus sueños e intentar poner en marcha tus ideas, del orgullo de hacer las cosas bien, de la posibilidad de aprender de los fracasos con optimismo, y de la capacidad de aguante que todos los emprendedores necesitamos día a día.
 

A primera vista parece que Popsicase es para todos, pero ¿cuál es realmente vuestro público objetivo? 

Efectivamente no es para todos. Existe una segmentación clara, que es por modelo de teléfono. De momento nos dirigimos a usuarios de iPhone porque son el modelo que menos cambia de forma, más estable, y con más mercado. Pero además, después de un año de trabajo, hemos podido entender que nuestro público son hombres y mujeres de 23 a 50 años, urbanos y activos. A patir de ahí, podemos diversificar aun más, pero eso ya forma parte de nuestra estrategia de marketing

Lanzáis vuestro segundo modelo de Popsicase, ¿qué ventajas ofrece frente al primero?

Siempre  un segundo modelo debe mejorar al primero, sobre todo cuando escuchas a tus usuarios. Hemos mejorado a dos niveles. En primer lugar en los materiales: el mango será de aluminio reciclado al 100%, lo cual le dará una consistencia a nuestro producto, y además, el plástico de la carcasa es de un polímero resistente y flexible proveniente de redes de pesca que los pescadores del mediterráneo desechan o que están perdidas en el océano. En segundo lugar en la funcionalidad, porque el borde protege más la pantalla, el interior es más limpio, la carcasa más fina y dispone de dos agujeros a cada lado para colgar cosas.

Habéis reinventado las fundas para móvil. ¿Reinventar es más fácil que inventar a la hora de emprender?

Las fundas de smartphone son un accesorio nuevo en nuestras vidas y creemos que aun faltan reinvenciones al respecto. Nosotros hemos cubierto una necesidad y el nivel de dificultad es enorme. Aquí el verdadero reto consiste en explicrary dar a entender que este accesorio puede ser revolucionario. Ya lo decía Steve Jobs: "la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo muestras".

Si yo no tengo una Popsicase, ¿cómo me convenceríais en tres líneas para que me hiciera con una?

Fácil: ¿Prefieres limpiar el suelo con una fregona o con una bayeta? ¿Juegas al tenis con la rejilla, o mejor le pones un mango a la raqueta?  Si usamos el teléfono 150 veces al día como media, ¿por qué no ponerle un palo para manejarlo mejor? Además, ponerle un palo a las cosas es el I+D al más puro estilo español.

Imprima esta noticia
Si quiere estar informado, suscríbase gratis a los boletines de noticias TIC.